“Ella”

¿Por qué no te conocí antes?

¿Por qué parece tan tardía tu llegada?

¡Tengo el corazón hecho trizas!

Aún me pregunto cómo es que sobrevivo a esta desolación,  a este vacío. He tratado la vida entera de dar lo mejor de mí y a cambio de eso sólo recibo migajas y engaños de un amor imperecedero. He sido abandonada y lastimada en recompensa del amor que he brindado sincero, honesto y puro ¡y él se marchó!. Y con él mis fuerzas y mis ganas de amar. Es demasiado el peso de esta soledad y del vacío que dejó en mí. Es demasiado el amor derrochado, el amor humillado que entregué en sus manos.

Ahora tú apareciste en mi vida. Eres tan bello y amable. No me has abandonado y has comprendido con exactitud mi pesar. Poseedor de incomparable paciencia que me has brindado tu apoyo y tu cariño incondicional. Quisiera poder corresponder tu ternura que dista mucho de ser fraternal. Lamentablemente no puede mi corazón hastiado corresponder a tu amor, a tu corazón.

¡Qué maravilloso hombre eres!.

Cualquier mujer daría lo que fuera por tenerte en sus brazos. Lo he escuchado mil veces. Más cómo podría darte lo que tú te mereces después de todo este horrible dolor que llevo en el pecho.

¡Eres un hombre perfecto!

Pero creo que has llegado tarde porque he decidido que tengo suficiente de amores fallidos y nostalgias infestadas de crueles recuerdos, de amores efímeros y de sueños rotos.

¿Por qué no llegaste antes?

Todo hubiese sido distinto, si tan sólo hubieses llegado antes.

¡No creo en el amor más!

“Él”

Ese día en que impedí tu suicidio me enamoré de tu alma. De tus ojos tristes y de tu fragilidad. No podría olvidar tu rostro infantil atestado de lágrimas y tus bellos ojos café inundados de un color rojizo e hinchados de tanto llorar. Sabía de tu corazón roto y en ese instante comprendí  que todo lo que había vivido me llevó a ti. Justo en ese momento en aquel puente y yo … Te he venido a salvar.

Vengo a mostrarte que el amor no es sólo la parte tan dura que tú conociste. Que en este sendero existe alguien que te hará flores las espinas. No tienes que caminar sola yo puedo acompañar tu camino. Juntos sanar tu alma y regresarte la fe. Sé que te han lastimado y el que lo hizo perdió el único ser que pudo amarlo a placer. Ahora la oportunidad es sólo mía.

2

No temas yo no te haré daño. Más bien te protegeré de este infierno y nadie podrá nunca más lastimarte. Estos son mis brazos fuertes que alojarán tu cuerpo y tu ser para que nadie te dañe.

No me digas que renuncie, yo sé ser paciente. Si algo nunca he sido es un conformista. Estoy dispuesto a mostrarte que el amor aun existe y que tu cuento de hadas es posible si crees en mí. Aguardaré serenamente y te conquistaré a diario. Voy a lograr que me ames y te ayudaré a sanar tu alma. No me digas que no,ya no insistas. Alejarme de ti no es para mí una opción nunca más.

No llegué tarde, llegué justo a tiempo. Cuando debí haber llegado. No existen las coincidencias y si estamos aquí es porque hay algo que aún nos falta. Yo seré paciente y sé que llegarás a amarme. Tú aún sueñas con tu eterno amor y ese… soy yo.

Yo sé ser paciente y sé que al final estaremos, formando nuevos recuerdos. Amando tu corazón.

Yo llegué a tiempo, justo cuando debía, y si están nuestros caminos cruzados es porque en este destino existimos tú y yo siendo  uno.

Yo sé esperar. Te esperé por muchos años.  Te esperaría otra vida y después.

Amor mío llegué justo a tiempo. Ya me puedes querer. Yo sanaré tu alma, yo sanaré tu ser. Yo soy ese amor sincero que siempre soñaste tener y voy a hacerte feliz.

Yo puedo dar, la vida por ti.



     Compartir         Compartir