Esto sin darnos cuenta se ha convertido en un tipo de circulo vicioso porque yo misma lo he permitido. ya no sé como hacer para que cada vez que de nuevo llegas a mi vida yo pueda cerrar las puertas y no dejar que entres de nuevo y decirte que ya no volverás a entrar dentro de mí para que puedas lastimarme.

Tantas veces has llegado a mi vida a lastimarme, hacerme tanto daño y cuando sientes que ha sido suficiente tomas tus maletas y te largas de nuevo para después arrepentirte y volver a pedirme perdón por todo el daño que según tú nunca quisiste ocasionarme y comenzar todo de nuevo. Yo he sido quien te ha permitido entrar en mi vida todas estas veces pero cada vez que vuelves mi corazón se encuentra con nuevas cicatrices y se siente como ha dejado de amarte con el tiempo pero sin entender que debe dejarte entrar porque se ha convertido en un vicio, en una simple costumbre.

1

Sé que nuestra relación se ha hecho una costumbre porque en ninguno de los dos hay amor verdadero, porque n ninguno de los dos queda algo bonito que nos una y que nos permita permanecer  juntos por mucho tiempo, sino que solo tenemos esa costumbre de lastimarnos el uno del otro. Tú sabes que cada vez que sientas la necesidad de llenar un vacío y te daré a entrada para que puedas sentirte pleno y sentir que hay alguien que es capaz de llenar ese vacío momentáneo, hasta que vuelves a encontrarte con alguien más o con alguna nueva razón para alejarte de mí. Las palabras de ‘nunca te he amado’, ‘no siento lo mismo por ti’, ‘no puedo seguir con esto’ son las que rompen el lazo imaginario que nos ata cada vez que regresas y vuelves a pedir perdón y sentir esa culpa que te hace de nuevo regresar.

No sé aún cual es el propósito principal por el que vuelves y me haces daño, por el cual vuelves a ilusionarme y prometer algo que ambos sabemos que no cumplirás. He sido una tonta, lo sé y no porque me lo han dicho sino porque yo he podido darme cuenta, pero aún no encuentro la manera de ponerle un alto, de ponerme a mí misma un alto y no volver a caer y darte una nueva oportunidad que desde un principio sé que desperdiciaras.

Han sido tantas las disculpas, tantas las huidas que me encuentro totalmente confundida porque ya no sé qué es lo que realmente sientes por mí, qué es lo que realmente te hace regresar a mi lado y ni siquiera sé si quiero saber el motivo. Han sido tantas la excusas que nos han llevado a seguir intentando estar juntos a pesar de que hay miles de cosas que nos separan, a pesar de que el dolor y lo lastimado que has dejado mi corazón ya no quiere salir herido pero aún así decide intentarlo. Es momento de parar este circulo y decirnos adiós para poder seguir nuestro propio camino sin estar esperando encontrarnos de nuevo y tener la esperanza de que algún día lo de nosotros funcionará. Quédate con tus disculpas y excusas porque a mi corazón no vuelves a entrar.



     Compartir         Compartir