Hoy a poco tiempo de llegar a los 30 me he llegado a cuestionar muchas cosas, como por ejemplo que hice hasta el momento, todo lo que hice ha valido la pena, realmente soy feliz con lo que no tengo, o es que lo que tengo y he logrado no me es suficiente en este momento y así todos los últimos días me levanto con nuevas interrogantes y me siento perdida sin saber qué hacer, lo cual no sé si es normal o es que me estoy preocupando demasiado sólo por unos números.

Cuando salí de casa para volar y sentirme libre tan sólo tenía 23 y creí que todo lo que había proyectado lo haría en cuatro años y seguiría volando, pero sin embargo han pasado ya seis años desde aquel día y siento y que cada vez es una eternidad y que me estoy poniendo vieja y no tengo ni la cuarta parte de lo que las chicas de mi edad tienen, además de lo que nos quiere imponer la sociedad.

Me molesta cuando me preguntan porque no tengo el dichoso novio, porque todas mis amigas lo tienen, que me quedaré sola y amargada, porque después de los 30 ya nadie te ve de la misma manera, y a los hombres les gustan las más jóvenes (ah, pero ahora los que me miran los de 50, me indigno más).

Quiero un novio, pero quizás soy exigente, no lo busco, y los que llegan sólo quieren pasar el rato porque son más chicos, y como dije antes y si llega alguien con algo serio ya se excede de los 40, y los chicos de mi edad voltean a mirar colegialas, porque las faldas a cuadros les apetecen más.

Cuando menciono que quiero congelar mis óvulos, o acudir a la inseminación, o como otra opción la adopción, me miran con mala cara, es que acaso no puedo decidir sin que me miren mal, sin ser juzgada, sin poder llegar a los 30 con esas ideas, acaso no estamos en un mundo donde somos libres de expresar nuestros puntos de vista; obviamente siempre justifico estas ideas “locas” que tengo (porque las llaman así, ideas locas, porque ahora soy loca).

Ahora otra de las cosas que me molesta, es que cuestionen que aún este en la Universidad: “ah pero ya vas a cumplir los 30, ya no estas para que estés estudiando, ya deberías pensar en tener tú familia”; porque la gente no deja de mirar la paja en el ojo ajeno, es que pretendían que termine mis estudios a los 21, que a los 22 me case, a los 23 tenga hijos y que mi vida en este momento sólo sea estar cuidando de un marido, los hijos y no volará como lo hago ahora; o es que a esa gente realmente le molesta que haga cosas que no pudieron hacer.

Me da miedo cumplir años en este momento porque me hacen sentir tan mal, tan culpable de llegar a los 30 y no tener eso y más, pero me pongo a evaluar estos años, y no los considero perdidos, los considero aprovechados al máximo, viajar, disfrutar, conocer gente, llenarme de tanta cultura, ser libre no tiene precio y si me quieren seguir juzgando creo que tendré que empezar a ser más fuerte para todos los palos que me seguirán llegando una vez llegando a mi anhelado doble quinceañero.

 

Por: China



     Compartir         Compartir