La cínica… Si, ya sé lo que están pensando; que yo soy la que no tiene sentimientos y no se valora, la que acepta sobras y se conforma con una llamada a escondidas o una noche a solas entre semana, pero muy a mi pesar debo confesarles que si tengo corazón, si me duele verlo y si me destroza saber que jamás pasare de esto, de ser “la otra”.

Y es que realmente yo antes que nadie he deseado que nada de esto fuera así, y no lo digo porque tengo miedo a que me juzguen, tampoco quiero justificar mi acciones y venderles el cuento que también soy una víctima de Él, claro que no es así. Yo lo supe desde un inicio, lo acepte y hasta me sentí aliviada de ser yo quien engañara y por una vez en la vida no ser la eterna traicionada. Jure por mi vida que no involucraría el alma en la relación que esto sería algo específicamente sexual, y que un día terminaría y seguiríamos siendo muy buenos amigos, y parecía muy buena idea lo admito pero ahora me doy cuenta que no es tan fácil como parece y es que no puedes compartir tanta pasión, tanto calor y tanto deseo con alguien sin querer confundirlo con amor.

¿Qué si pienso en ella? Claro, y más de lo que quisiera para ser honesta… No la odio y tampoco me siento mal ¡Qué caso tiene! Al final ella lo tiene a Él, ella es la que está en sus planes. Yo simplemente soy una historia más para contarles a sus amigos… Por eso es que pretendo disfrutar cada minuto a su lado, porque no sé cuánto vaya a durar esto, voy a reír a carcajadas con cada una de sus bromas, voy a saborear cada beso, voy a guardar en mi memoria su rostro mientras se queda dormido, voy a enamorarme en silencio cada vez que me hace el amor, que importa si se me rompe en corazón en mil pedazos, total yo solita me lo busque.

squizokid

No se equivoquen, yo sí sé cuánto valgo y sé que merezco algo más. Lo que no tengo claro es cuando detenerme, voluntad es lo que me hace falta. Y es que El me vuelve loca literalmente, me hace perder mi poca racionalidad y me convierte en una mujer peligrosa que es capaz de hacer mil estupideces por El, y siempre que me juro por la noche no volver a sus brazos y terminar con esta relación -(si es que podemos llamarlo así)- Cuando amanece y lo vuelvo a ver se me olvidan todo eso que me prometí y regreso a perderme en su sonrisa. ¿Cursi verdad? Lo es, y también es lo más absurdo del mundo; yo que me autoproclamo una mujer decidida, fuerte e independiente caigo tan fácilmente en las manos de un hombre que se esconde para darme un beso y me niega delante de cualquiera, y sé que soy una tonta, pero ¿Qué se hace cuando el cuerpo y corazón ya no te obedecen?

No les voy a mentir y a decir que terminare con esto ya, lo que sí puedo asegurarles es que cuando Él se vaya esto no volverá a pasar, no tengo intenciones de contar esta historia una vez más.



     Compartir         Compartir