Siempre escuché las mismas promesas. Jamás llegaron y siempre la ilusión, la espera y los sueños se hacían más grandes a pesar de que la desilusión llegaba cada vez que de nuevo las promesas se rompían. Siempre prometías sin ponerte a pensar en que con cada una de esas promesas elevabas mis ilusiones y mis sueños a tu lado, y que al momento de la desilusión se hacía una nueva cicatriz en el corazón, pero al parecer nunca te importó lo que pasará dentro de mí, sino que solo te importaba alimentar mi amor por ti para nunca dejarte ir.

Lo conseguiste porque llegó un momento en el que no podía ni siquiera ver el daño que me estaba haciendo yo misma al permanecer a tu lado, pero el amor que sentía por ti ya había crecido demasiado como para dejarte ir tan fácil. Todo lo que tuve que pasar a tu lado lo pasé porque de verdad de amaba, porque seguía creyendo en cada una de tus promesas y tenía la esperanza de que algún día cumplirías todos los sueños que fuiste alimentando en mí, que algún día serías capaz de pensar en mí y en todos esos sentimientos que ahogaban mi corazón cada vez que  me encontraba cerca de ti. Pero no fue así, jamás tuviste intención de ver dentro de mí, de ver lo que yo necesitaba y sobre todo compadecerte de todo el dolor que me estabas haciendo pasar por tus palabras que se rompían en el aire una vez que salían de tus labios.

Poco a poco, al pasar del tiempo las heridas fueron sanando lentamente debo decir; con dificultad fui olvidando cada una de esas promesas que una vez ya no estando cerca de ti me decidí a dejar atrás. Poco a poco comencé a alejarme y comprender que tú no eras para mí, que lo único que hacía a tu lado era lastimarme aún más, haciendo mis heridas cada vez más profundas. Comprendí que a tu lado me encontraba estancada en una historia que jamás terminaría con un final feliz a pesar de que yo intentará buscarlo hasta por debajo de las piedras. Supe que no tenía vida a tu lado y que si seguía así seguirías consumiendo mi tiempo, mis sueños y mi futuro.

Sé que de la misma manera de como tome el valor de alejarme de ti a pesar de todo el amor que llevaba dentro de mi corazón tendría las mismas fuerzas para tomar el valor de seguir adelante sin ti, sin tu ayuda y sin que estuvieras a mi lado elevando mi corazón sobre las nubes. Sabía que podría avanzar sin ti porque nada bueno estabas dejando en mi vida; porque sabía que alejando de mí me estaría quitando un peso de en sima, ese peso por el cual no podía seguir avanzando y me encontraba estancada en el mismo lugar y con los mismos problemas. Así que ahora me encuentro de este lado sin ti y debo decirte que me encuentro bien a pesar de todas las lagrimas que deje en la almohada de mi cama, a pesar de todas esas noches sin dormir pensando y sintiendo las heridas que me dejaban sin respiración; mientras me encontraba recordando todos los momentos que pude rescatar de nuestra relación. Las promesas se volvieron olvido.



     Compartir         Compartir