Hay un tipo de personas que impactan, distintas a todos, irreverentes y caóticas.

Esa clase de personas que brillan por si solas, que impactan, que asombran. Ellos que no tienen miedo de las risas, de los riesgos, de las alegrías, personas que viajan, que conocen culturas nuevas, que se preocupan por acrecentar su conocimiento antes que su fortuna, personas interesantes de esas que hablan y atrapan.

irreverente

No hay necesidad de imponerles un estilo, una moda, las personas de este tipo son como quieren ser, son seguros de sí mismos, sin caretas, ni nada que oculte su  verdadero ser. Son ellos los  que llegan a replantear la manera en la que percibes al mundo, que remueven tus pensamientos que, cuestionan, que  debaten tus ideas. Ellos que no tienen miedo de dar su punto de vista, que te hacen pensar en lo relativo de las verdades establecidas.

Son ellos los valientes que provocan revoluciones, pero sin caer en guerras, más bien cambios en pensamientos e ideas.

Seguramente en primera instancia tendrás miedo de su alborotado mundo, preferirás lo comprobado, lo seguro, pero cuando al fin entiendas la belleza de su labor, entenderás que son personas que se luchan por sus ideales, que defienden sus puntos.

Hay muchos como ellos caminando por las calles, alejados de las banalidades, desapegados de la rutina, de lo que desgasta la alegría,  son personas inteligentes que saben disfrutar la vida

she is

Yo los llamo personas huracán, pero no te confundan no llegan a destrozar, son de aquellos que remueven, que trasforman, que le dan un nuevo sentido, un nuevo suspiro a la cotidianidad que agobia.

Deseo que tengas suerte, que puedas coincidir con alguno de  ellos en el camino, te aseguro que de ellos  aprenderás a convivir y a coexistir, aprenderás a ser mejor ser más sensible, mejor  persona, mejor ser humano

Te aseguro que después de ellos, nada será igual, que marcan un antes y un después, que te harán odiar la calma,  que te volverás adicto al caos.  Sin poder evitarlo, te contagiarán, te retarán, te cambiarán.

Sin darte cuenta, te convertirás en un huracán más.  



     Compartir         Compartir