Me siento incompleta, una parte de mí se ha ido contigo y al mismo tiempo hay una parte de ti que se niega a abandonarme, me cuesta mucho ahuyentar los pensamientos que de ti me llegan durante el día, porque eras algo tan usual en mi vida que todo lo cotidiano me recuerda a ti, si bien ya es lo bastante doloroso tener que lidiar con tu partida lo es aún más el hecho de no saber a ciencia cierta la razón por la que te fuiste, y no puedo evitar quedarme pensando en que sería aquello tan importante que te alejo de mi lado.

Esa parte de extrañar a la gente es algo que nunca se me ha dado bien, me tumba, me molesta, me destruye, me siento tan vulnerable que de verdad me gustaría poder dejar de ser así, y es que emocionalmente soy débil y susceptible y por más que he intentado cambiar eso simplemente no he podido, sé que estoy mal comportándome así, sé que sería más fácil simplemente cambiar de página, pero no sé cómo hacerlo, y sigo aquí entumida en este mundo que ahora se ha tornado gris para mí.

No quiero pedirte que vuelvas, porque aunque aún te amo, quiero respetar tu decisión, si te fuiste algo debió pasar para que ya no quieras estar a mi lado, y sé que eso posiblemente no cambie, así que no estoy buscando una segunda oportunidad ni nada parecido, solo quiero pedirte un favor, dime la razón por la cual me dejaste, porque al no saber nada al respecto creo que me cuesta mucho más trabajo superar esta situación, la incertidumbre de saber si fui yo la que lo ocasiono, o fue una mujer que apareció en tu vida y te lleno de emociones que por mí no sentías, o simplemente fue que te diste cuenta que no me amabas o que en algún momento dejaste de hacerlo, en verdad no quiero nada más que eso, quiero saber porque estoy viviendo esto que ahora me pasa, y si fue algo que yo hice evaluarlo para ver si es algo que pueda evitar en alguna próxima relación.

Las despedidas siempre duelen, pero molestan aun de más cuando no sabes la razón de ellas, mi cabeza esta que da vueltas y no para y al menos en eso creo que me puedes ayudar.

Autor: Sunky

 

 



     Compartir         Compartir