Te ha pasado que a veces sientes como si te hubieras comido una bola grande de algodón dulce, y se te hubiera pegado en la garganta, o mejor aún, sientes que definitivamente comiste una larga hilera de “cállate” y lo aderezaste con “no lo digas”

Así me pasó contigo, lo que vivimos definitivamente fu hermoso, tuvimos una relación linda, estable, placentera, pero con final inesperado.

Siempre basamos lo nuestro en la confianza, cuando nos veíamos nos faltaban horas para poder terminar de decir todo lo que nos pasó en el día, nos contábamos todo, sin embargo ahora siento que no te dije nada.

Me quedé con muchas cosas que por más que intenté no podía decirte, cuando estaba lista no era un buen momento, o si estaba a punto de decirlas, algo pasaba o alguien llegaba y tronaba mi burbuja de fortaleza y no te decía nada.

thinking

Total, los días pasaron hasta convertirse en meses y nunca te lo dije, no tuve el valor, ahora ya no sé si es bueno o malo, ¿sabes? de repente, las cosas entre nosotros cambiaron, dejamos de ser tiernos, dejamos de disfrutar estar juntos, dejamos de ser pareja, y ahora solo me quedo la lista de las cosas, y las palabras que no te dije y que ya nunca escucharás de mí.

Te amo:

Estas dos palabras son las que más trabajo cuestan decir, dicen que es porque en realidad no las sientes, pero sabes, miles de veces intenté decírtelas, en realidad lo sentía, pero mi cobardía no me dejó decírtelas, tal vez esperaba que tú las dijeras primero, y al mismo tiempo quizá tu esperabas lo mismo, pues jamás las dijiste, y ahora solo se queman en mi interior cada que recuerdo que no te las hice saber.

Lograste sacar la mejor versión de mí.

Cuando llegaste a mi vida, era un manojo de malos hábitos, era berrinchuda y testaruda, y aún tenía la sombra de mi ex que no se acababa de ir de mi corazón, pero con tu paciencia, tu entrega y con toda tu tierna entrega, me hiciste olvidar, y me enseñarte que soy capaz de volver amar.

Me encantas.

Creo mis ojos demostraban lo guapo que me parecías, pero jamás pude decirte a la cara lo mucho que me encantaba despertar a tu lado, y que tu apuesto rostro fuera lo primero que mis ojos vieran en la mañana. Creo demostraba lo que me encantaba la forma tan perfecta de tus labios, pues más tardaba en verlos que en querer comérmelos a besos, creo lo que más me gustaba, era ver tus ojos cuando me miraban llenos de ternura.

Tus manos encajaban perfecto con mi cuerpo.

sexy

Siempre he sido una persona fría que se aleja lo más que puede del contacto físico con los demás, pero contigo era diferente, tener tus manos en mi cuerpo, simplemente era mi actividad favorita, me volvías loca con tan solo rozar mis manos con las tuyas. El más mínimo roce de tu cuerpo con el mío, me ponía la piel de gallina, era la mejor sensación que he tenido en la vida.

Tengo planeada mi vida a lado de la tuya.

Si pudiera regresar el tiempo, solo lo usaría para poder tenerte de frente una vez más y decirte esto, de solo pensarlo m i corazón quiere salir de su sitio, el sentimiento de frustración me invade por haberme tragado esas palabras.

Daría lo que fuera, por tomarte de las manos, mirarte a los ojos, y decirte que quisiera compartir toda mi vida a ti lado, que quiero ver como cumples tus sueños, y hacerte participe de los míos.

Quisiera haber tenido el valor suficiente para decírtelo, quizá de haberlo hecho, aun estaríamos caminando de la mano por la vida, quizá estaríamos hombro con hombro haciéndole frente a las adversidades y acabándolas juntos.

Y sobre todo…

Sí, sí quiero casarme contigo.

Jamás escucharás estas palabras, al menos no saliendo de mí, yo jamás diré emocionada esta frase, es probable que las oigas de alguna otra chica, pero sabes, estoy segura que no serán como yo la hubiera dicho.

alone

Sé que vales mucho la pena, y que encontrarás a alguien que te amé, pero perdón si lo digo ahora, pero un amor tan sincero y tan desinteresado como el que yo te daba no lo tendrás, o al menos te costará mucho trabajo encontrar.

Pero ya es tarde para todo lo anterior, ya es tarde para decirte que te amo, ya es tarde para decirte que como tú nadie me amó, y sobre todo, ya es muy tarde para seguir pensando en tener una vida juntos.

Como dije, tal vez si hubiera tenido el valor para decírtelo, aun estaríamos juntos, pero lo cierto es que ya no estas, te fuiste y tú tampoco las dijiste.

No sé si nos faltó tiempo, valor, o es que de verdad nos faltó amor.

 



     Compartir         Compartir