Siempre tuve muchos problemas para encajar por mi carácter, porque las personas prefieren a la gente tranquila, que no dice nada, que no opina, que solo se limita a asentir ante lo que dicen los demás, las mujeres como yo tenemos bastantes problemas para ser aceptadas, y muchas veces terminamos conteniendo nuestro lenguaje e ideas a cambio de un poco de compañía, aunque tristemente sepamos que no somos realmente bienvenidas en ese círculo, porque si en algún momento u otro sacamos a relucir nuestra verdadera forma de ser simplemente nos marginaran de ahí, nos ignoraran, o nos sacarán.

Yo no pedí venir al mundo de la manera que soy, no es que siempre me agrade ser así de enojona, pero entiendo que es algo importante de mi carácter, y que no siempre es malo, porque también tengo el coraje de decir cuando algo no me parece bien, puedo opinar, dar puntos de vista diferentes y siempre, siempre digo lo que realmente pienso, así que mientras otras personas se hunden en un mundo de hipocresía, en donde ni dicen, ni hacen lo que realmente piensan, por cobardía o por cualquier otra razón; yo definitivamente no tengo ese problema, siempre he sido sincera, siempre digo lo que pienso y me expreso cuando no estoy de acuerdo con algo.

Pero de alguna manera las personas nos tienen miedo, porque somos temerarias, o por lo que anteriormente mencione, no a todos les gusta escuchar la verdad, no todos pueden lidiar con un temperamento explosivo lleno de sinceridad, no todos agradecen el tener la compañía de alguien que se exprese, que de ideas, que colabore, que piense. Hay mucha gente que prefiere a los borregos mansos y mensos, que siguen a los demás, que hacen lo que les dicen, que piensan lo que les enseñan a pensar.

Han creado una mala fama a nosotras las mujeres con carácter, nos han hecho la fama de ser difíciles de amar, complicadas, problemáticas y sobre todos duras de corazón, y debo decir ante esto que: toda mujer que vale la pena es complicada, problemática y difícil de amar, independientemente de su carácter, nada realmente bueno se obtiene con facilidad, así que si esperan encontrarse con un amor real, fuerte, eterno y que salga de la nada y sin la menor complicación llegue a sus vidas y permanezca en ellas mejor sigan leyendo los cuentos de hadas, porque ahí es el único lugar donde eso pasa, el amor es un sentimiento tan fuerte, que nos sacude desde nuestros cimientos y definitivamente nunca es sencillo encontrarlo y mantenerlo.

Solo para terminar quiero aclarar que las mujeres enojonas no somos duras de corazón, de hecho, es todo lo contrario, somos las más tiernas, porque no nos entregamos a cualquiera, simple y sencillamente porque no todos los hombres tienen la talla para poder llegar a nuestro corazón, pero una vez que alguno lo hace, les desbordamos de ternura y amor incluso más que una chica común.

Autor: Sunky

 

 



     Compartir         Compartir