Aunque te he perdonado de corazón y te amo, mi mente no es capaz de olvidar aquella traición que casi termina con nuestra historia, con nuestra familia, así que no me presiones, estoy tratando de ser sincera contigo porque no creo que te guste que finja como que nada paso.

He tomado esto con la mayor madurez de la cual soy capaz, pero algo me ha pasado y es que no es posible nunca empezar de cero, para eso habría que comenzar con una nueva persona, con una nueva historia e incluso así creo que no volvería a confiar tan despreocupadamente en nadie, porque el dolor nos hace cambiar, nos hace entender la lección y aunque fuiste tú el que se equivocó, parte de la culpa fue mía por no haberle dado importancia a esos pequeños cambios que tuviste desde un principio, cambios que fueron haciéndose cada vez más grandes hasta que se convirtieron en evidentes incluso para alguien que estaba tan cegada por el amor.

De verdad quiero que esto funcione, no solo por nuestra familia, si no por nosotros mismos, me gustaría pensar que eres capaz de aprender de tu error, y que eres de esos pocos hombres que no vuelve a repetir sus mismos pasos, pero las estadísticas están en nuestra contra y tu bien lo sabes, casi siempre aquel que te engaña lo vuelve a hacer, y es para mí inevitable pensar en esa posibilidad como algo latente que pueda estar pasando incluso en este mismo momento, entiende, me has hecho un gran daño y estoy luchando no solo contra mi mente, sino también contra todos aquellos conocidos que me han aconsejado no darte una oportunidad más.

Debes comprender que a pesar de haberte perdonado no puedes comenzar desde cero, tu balanza esta inclinada hacia el lado negativo y solo con tiempo esfuerzo, dedicación, constancia y sobre todo con hechos harás que vuelva a estar en equilibrio, será entonces cuando podrás comenzar de cero, lamento no poder ponértela más fácil, pero entiende que para mí esto es aún más difícil que para ti y que estoy contra el mundo entero con tal de poder brindarte esta oportunidad.

No quiero agobiarte, como dije solo estoy siendo lo más sincera que puedo, para no fallarme a mí misma o a mis hijos, y a ti también para no tener que mentirte, sabes bien que la mentira es precisamente lo que comenzó todo esto en lo que ahora estamos tan hundidos tu y yo.

Si crees que es demasiado difícil, que no podrás, o que no vale la pena, quizás quieras reconsiderar tu decisión de volver con nosotros, porque una cosa es segura: fácil no será, pero te aseguro que, si eres capaz de hacer todo lo necesario para recuperar mi confianza, habrá valido la pena toda esta lucha tuya y mía, buena suerte cariño.

Autor: Sunky



     Compartir         Compartir