Hemos escuchado varias veces lo que el amor es posible de hacer en una persona. Algunos casos no podemos comprenderlos porque no estamos en el lugar de la persona, llegan a ser tan absurdos que son imposibles de creer y asimilar.

Cuando el amor llega a tu vida eres capaz de entregar todo de ti y hasta eres capaz de entregar más de lo que tienes. Esta situación puede presentarse de diferentes maneras. Hay personas que son capaces de hasta quitar lo que no es suyo para no perder al amor de su vida, son capaces de entregar su cuerpo, su cordura y muchas veces hasta la vida por esa persona a quién se ama. El amor puede llegar a cualquier persona y también puede llegar como mejor le convenga, por ejemplo, puede llegar a cualquier edad, no importa si ya eres una persona adulta o apenas comienzas a vivir tu vida. Puede llegar en cualquier lugar, en la escuela, en un viaje, en el trabajo o cerca de tu casa.

Recuerda aquella vez en la que te enamoraste por primera vez ¿no eras capaz de entregar cualquier cosa por esa persona que logró moverte el tapete? Recuerda como esperabas con ansias una llamada suya o que llegará el momento para poder verla. Recuerda como sentías aquellas famosas mariposas en el estómago cada vez que sabías que su llegada estaba cerca o al momento de verla. El amor hace que en momentos dejes de ser tú mismo, dejes de tener los pies en la tierra y te lleva a un viaje que no tiene destino, porque el destino se va formando conforme las cosas se vayan dando. El amor es tan fuerte que es capaz de romper una amistad que haya durado años.
Tenemos que tener cuidado cuando estamos enamorados, tener cuidado de no cometer un error que pueda llegar a no tener solución. Tener cuidado de mantener nuestra razón trabajando y ayudándonos a no perder la cordura. Tener cuidado en tomar buenas decisiones evitando que el amor tome control de las situaciones. Tener cuidado de no caer en las trampas del corazón porque él es experto en pintar fantasías que llevan a nuestra mente a navegar por paisajes que son deseados por el corazón. Ser realista, siempre ser realista en medio de tanto amor porque cuando estás enamorado se suele salir de la realidad para entrar a un cuento de hadas dónde la primera visión en tu cabeza es un final feliz dejando atrás todos los problemas y pruebas que se tienen que pasar primero antes de llegar al final, así que siempre mantén los pies pegados a la tierra.
No es malo enamorarse, es malo el dolor que causa el enamorarse cuando el amor no es correspondido, pero recuerda que a pesar de todo no puedes escapar de él porque el amor a todos nos alcanzará algún día y que todos tendremos que pasar por todo el camino que es necesario recorrer una vez entrado en él.
Por último debes recordar que el amor nunca avisa cuándo llegará, así que debes estar prevenido para que no te tome por sorpresa.



     Compartir         Compartir