A veces nos perdemos tanto en la rutina, que no nos damos cuenta de  lo que dejamos escapar, todas las cosas que no sabemos valorar, los momentos, los detalles, todas las sonrisas que dejamos pasar

Hoy que me encuentro a solas, me ha dado por pensar en todo aquello que hoy extraño, aquello que en su momento di por hecho, aquello que pensé que fácilmente podría superar.

silencio

Me refiero justamente al mágico amor que tuvimos tú y yo, ese que nos enloquecía, que nos hacía perder la razón, ese que siendo tan inmaduros, dejamos vencer, ese que a pesar del tiempo, sigue aquí, anclado en mi ser.

Y es que tarde he comprendido todo lo que siento por ti, tantas cosas que nunca me atreví a decir; por ejemplo que tu sonrisa era mi medicina contra un mal día, tú mirada, mi calma, mi fantasía.

Me arrepiento también por no haber pronunciado más te quieros, por los besos no dados, por ese orgullo tonto que me alejo de ti.

Hay muchas cosas que nunca dije, pero que hoy te quiero decir…

Que me hiciste ser mejor persona,

Que no hay nadie como tú para  hacerme feliz

Que eres tú el amor de mi vida, todo lo que siempre soñé,

Que me arrepiento por no aceptar que la culpa fue mía

Que me arrepiento mucho más por no saber pedir perdón.

 

Necesitó hacerte saber, que eres tú el hombre de mi vida,

Que no hay nadie como tú que me haga enloquecer

Que te quiero más que a nadie,

Que desearía regresar el tiempo y a tu lado volver

 

Debo confesarte que me había faltado valor,

que tengo miedo de que sea tarde, de que se te haya acabado el amor.

 

Pero incluso si esto pasa, también quiero decirte que nunca te olvidaré, que aunque pasen muchos años, siempre habrá un momento del día en el que en ti pensaré…

 



     Compartir         Compartir