Hoy estaba recordando cuantas cosas hemos pasado juntas, como me haz acompañado en tantas experiencias buenas y malas, siempre doy gracias porque estés en mi vida, y siempre pienso que cuando te vea te diré lo agradecida que estoy por poder contar con tu amistad, pero cuando nos vemos comenzamos a platicar o hacer otras cosas y se me olvida, por eso hoy decidí plasmar lo que siento en esta carta, para que sepas que, aunque pocas veces te lo he dicho, para mi eres de lo más valorada.

Es curioso cómo te siento más familia que algunos que realmente lo son, te tengo tanta confianza que solo tú sabes muchas cosas que están ocultas para los demás, y aún recuerdo como en los momentos más grises de mi vida me has brindado una luz para poder caminar, como siempre a pesar de tus ocupaciones tienes espacio para charlar cuando más lo necesito, y puedo notar tu preocupación por mi cuando sabes que la estoy pasando mal, haz sido una bendición en todos los sentidos y espero que te sientas tan apoyada por mi como yo por ti me siento.

Hay veces que damos por hecho muchas cosas, porque nos acostumbramos rápidamente a lo bueno e incluso dejamos de notar de donde nos vienen tantas cosas buenas, es por eso que quería reconocerte todo el bien que me has hecho, y no solo en los momentos de tristeza que sinceramente son los que más te agradezco tu compañía y tu solidaridad, sino también en muchos otros momentos en los que hemos sido cómplices la una de la otra, hemos hecho travesuras, nos hemos divertido, hemos compartido sueños, y promesas, hemos sido la pareja perfecta para que desborde la locura y es que hace falta mucha locura para afrontar tanta realidad.

Pero sinceramente te considero como mi hermana, quiero que sepas que te quiero mucho y que también estoy aquí, para cuando me necesites, porque eso es lo que yo pienso de ti, tu eres para mí como una estrella, que, a pesar de la distancia, a pesar de que a veces no nos vemos, sé perfectamente que siempre estás ahí, y espero que en ese mismo concepto me tengas, porque también siempre trato de estar para ti.

Quizás en algún momento nuestros caminos se separen, pero sé que nuestras almas permanecerán unidas, porque amigas como tu son pocas, y yo tuve la fortuna de encontrarte a ti.

Autor: Sunky

 



     Compartir         Compartir