¿Cuántas veces hemos perdido la esperanza, cuántas veces nos hemos encontrado sintiéndonos derrotados cabizbajos, con la frente hacia el suelo, incapaces de reaccionar, de mirar el sol, de ver la luz de las estrellas?, ¿Cuántas veces hemos perdido las ganas de seguir luchando y sin embargo algo mágico, algo extraño sucede, en ese momento encontramos la inspiración o la fuerza para salir adelante, para seguir recorriendo por este camino al que llamamos vida?, la verdad es que pocas veces tenemos la posibilidad de quedarnos en nuestro lecho, esta vida nos enseña día a día que para poder sobrevivir hay que luchar, pocas veces tenemos la posibilidad de elegir si queremos o no hacerlo.

Francamente la madurez viene de la mano con la edad y esto no es por otra cosa sino por el hecho de que la vida no nos pregunta si queremos ser fuertes, nos obliga a serlo, en cada reto encontramos también una manera de salir adelante, y  la satisfacción de ver realizados algunos de nuestros sueños y esto nos gratifica de tal forma que podemos volver a luchar.

Seamos francos a nadie nos gusta estar en aprietos, ni preocupados, a nadie le gusta tener la incertidumbre de que pasara con su vida, su relación, su trabajo o sus hijos, pero muchas veces no queda de otra que apretar los puños, mirar al frente y hacer lo mejor que se pueda, utilizando todos nuestros recursos, tanto físicos como psíquicos para salir adelante, hemos sido forjados en la fragua incandescente de la vida y muchas veces hemos sido puestos a prueba sin siquiera un aviso de la problemática que venía.

 

Los pinos que se encuentran en la parte más alta de la montaña son atacados por los vientos más feroces, por ráfagas violentas e incesantes y son estos pinos los que tienen la capacidad de ser más flexibles y al mismo tiempo son los más fuertes y su madera es de mejor calidad.

 

Todos hemos escuchado la frase “lo que no te mata te hace más fuerte” y en cierto punto es verdad, porque al enfrentarte a más situaciones complicadas, te da una perspectiva más real de cómo funciona el mundo, y puedes tener la certeza de que no es el final del camino, que solo es una prueba más, he incluso puedes decirte a ti mismo, “en peores situaciones e estado y pude salir adelante”.

La vida nunca te pregunta si quieres ser más fuerte, Simplemente te obliga a serlo, es una cuestión incluso de selección natural, hasta los animales de la naturaleza se enfrentan a peligros y problemas, y sólo aquellos que encuentran la forma de sobrevivir, las formas de salir adelante son dignos y capaces de reproducirse, y de esta manera se va mejorando la especie.
Así que no te preocupes si te encuentras en problemas, sólo recuerda que no es la primera vez que la vida te presenta un reto sin preguntarte si lo querías, recuerda  todas aquellas situaciones en las que ha salido victorioso, incluso cuando no encontrabas una salida.

Recuerda que siempre hay una  solución, y tú sólo tienes que encontrarla, nunca te rindas, la vida muchas veces puede ser dura, pero una vez superado el problema  también hay una satisfacción personal y más confianza en uno mismo.

 

Autor: Sunky



     Compartir         Compartir