La vida es sabia ¿sabes?, ella se encarga de crear los propios infiernos que cada uno se merezca para que pague sus deudas aquí, eso de esperar a que lo pagues en la otra vida y que dios te va a castigar, no lo dudo, pero también estoy segura que en el restaurante de la vida, nadie se va sin pagar la cuenta, y tu rompiste varios platos.

Te presentaste ante mi como un caballero, un niño bien, de buenos valores, inteligente, cortés, te ganaste mi confianza y que sacaste el cobre demasiado pronto, jugaste conmigo y con quien sabe cuántas, tu carita de “dandy”, de niño guapo te ayuda bastante.

No dejo de admirarme de la habilidad que tienes para decir mentiras, de creértelas y hacer que cada chica caiga en tus redes. Eres un manipulador, pica flor, obtienes lo que quieres y te vas. No hay manera fina y educada de decir lo que me causas en este momento.

sex

Una vez que lograste estar dentro de mi vida y de mi corazón, que esa es otra cosa digna de aplaudir, porque no es fácil, y lo hiciste, te metiste hasta la cocina, conociste a mi familia, te los hiciste amigos, también les hiciste creer que eras el partido perfecto para mí, imagínate como me tenías a mí, completamente en la luna, que gran chasco nos llevamos.

A los meses de tener la relación perfecta, el verdadero cuento de hadas en la vida real, mi sexto sentido comenzó a prender la alerta, esa sirena muda que siempre me ponía en sobre aviso de haber peligro, curiosamente nunca fallaba, pues siempre se manifestaban las cosas tan claras que ese instinto solía llamarlo obviedad, pero contigo era diferente, contigo no había algo tangible, no había algo por lo cual juzgarte, de verdad parecías perfecto, pero mi sirena muda seguía presente, hasta que un día, así sin más, cometiste un error, un estúpido error de novato que te tumbo toda la torre del castillo.

Ese día me propusiste un “picnic”, en un conocido parque, y obviamente embobada con tu  mirada acepte gustosa, llegamos y todo parecía normal, la estábamos pasando bien hasta que  de la nada te pusiste nervioso, me pediste que nos fuéramos, no quise y así sucedió, tu mundo de mentiras se te cayo, “nada dura para siempre” te dijo una chica desconocida para mí pero era obvio que tu conocías muy bien, pues te llamo por tu nombre y llorando dijo que no la volvieras a buscar, ella me dijo que se llamaba Melissa y que salías con ella desde hace meses, casi el tiempo que tenías saliendo conmigo, entonces pedí una explicación y me cambiaste el nombre, y no me dijiste Melissa entonces ¿Cuántas éramos eh?

hug

Me llevase a casa tratando de retenerme con argumentos baratos, y cuando lo viste todo perdido, porque si algo no perdono es la infidelidad y lo sabes, soltaste la sopa, en efecto, salías con 3 al mismo tiempo. Wow, que gran hazaña ¿eh?, por 5 meses salías con tres a la vez.

Lo admito, me enamoraste, confié en ti como una tonta, pero sabes, la vida es sabia y todo lo acomoda, espero te acomode unas buenas cachetadas y te ponga muy muy lejos de mí. Si tú no tienes dignidad, yo sí, evítate la pena de que te vuelva a rechazar, por favor ya no me busques más.

Me tumbaste, sí, pero no me derrotaste, mi vida es mejor sin ti y sin tus mentiras. No puedo desearte lo mejor porque ya lo tuviste y me dejaste ir…

 



     Compartir         Compartir