Nuestra relación a llegado a un punto de inflexión, a un momento en el que hay que decidir renovarse o terminar, hemos perdido el brillo que teníamos los dos, hemos caído en la trampa de la cotidianeidad, hemos dejado de sentir los “te amos”, salen inexpresivos de nuestros labios una y otra vez, carentes de significado, de intención y de emoción, somos una vaga representación de una obra de teatro en la que actuamos todos los días, en la que pretendemos ser dos personas enamoradas, comprometidas y que se esfuerzan todos los días por convencerse de que son felices cuando nada de esto es cierto en realidad.

Por eso digo que es momento de replantearnos que es lo que estamos haciendo con nuestras vidas, el tiempo es lo único que nunca podremos recuperar, y últimamente nuestras vidas son monótonas y aburridas, estamos sumergidos en un mar de preocupaciones sobre cosas banales y la mayor parte de ellas ni siquiera sabemos en qué momento decidimos buscarlas y por qué.

¿Recuerdas lo hermoso que era estar juntos antes?, nos desvivíamos buscando pretextos para estar juntos, todo lo que necesitábamos en ese tiempo era un instante para poder amarnos, para ser presa de candentes besos llenos de intención, de ternura, de pasión, no le pedíamos nada más a la vida que salud y tiempo para poder compartir juntos, en ese momento comprendíamos la verdad de la vida, y es que lo más importante es tener con quien compartirla, todas las demás cosas palidecían ante la necesidad de amarnos más.

Hoy somos casi un par de extraños que, a pesar de poder pasar el tiempo juntos, casi siempre preferimos hacer algo más, hemos perdido el interés de enamorar al otro todos los días, hemos caído en una rutina de un beso por la mañana al despedirnos y otro en la noche antes de dormir, algunas veces hacemos el amor, pero ya no existe esa entrega total que antes teníamos, ya no nos quedamos despiertos hasta el amanecer amándonos, pidiéndole a la luna que transcurra más lento para poder amarnos más.

Esto no es un reproche hacia ti, soy consciente de que los dos somos parte del problema y también que tenemos la capacidad de solucionarlo, por eso quiero que reflexionemos juntos sobre cómo hemos llegado hasta este punto, que reavivemos esa flama que yace en el fondo de las cenizas, que reconstruyamos el palacio de nuestro amor, ese que ahora mismo son solo ruinas y recuerdos, quiero pedirte que recobremos nuestros votos de amarnos siempre.

Solo se vive una vez y no vamos a estar aquí por siempre, y no quiero arrepentirme de haber perdido la sustancia de mi vida, con una relación vacía, ¿Qué piensas tú, aun quieres recuperar este amor?

 

Autor: Sunky



     Compartir         Compartir