La respiración es la principal herramienta que tenemos para lograr el estado de relajacion que es necesario para aumentar nuestro bienestar y nuestra salud. El único proceso de nuestro cuerpo humano que puede ser tanto consciente como automático es la respiración. La respiración es la llave para conseguir permanecer en un estado de calma sin dejar que nos influyan negativamente los estímulos del exterior.

Para aprender a relajarnos en cualquier momento o situación es conveniente el aprendizaje y la práctica de la técnica de relajación por medio de la respiración. Cuando entrenamos la técnica de relajación a través de la respiración, conseguimos tener una herramienta que podemos utilizar y aplicarla en nuestro día a día.

Una buena respiración es básica si queremos mantener nuestro nivel deestrés en un punto aceptable. A partir de las distintas técnicas de respiración podemos gestionar nuestras emociones, permitiendo que nuestros pensamientos se conviertan en una parte de nosotros que podemos gestionar sin excesivos problemas.

Generalmente no somos conscientes de la forma en que respiramos, pero cuando empezamos a respirar bien, de una manera amplia, completa, notamos beneficios instantáneamente. Se producen cambios en nuestros pensamientos, cambios químicos en nuestro cuerpo y disminuye la tensión arterial.

La respiración es tan importante que incluso nos permite acceder a distintos estados de la conciencia.

Si observamos nuestra respiración durante unos minutos, notaremos que nuestra mente y nuestro cuerpo se empiezan a calmar. Rápidamente empezamos a sentir a nuestro cuerpo, a permitir que nuestra respiración sea más lenta, sea más profunda. La respiración es una potente herramienta que podemos usar como técnica de relajación que tenemos todos a nuestro alcance.

Es importante aumentar la cantidad de oxigeno que inhalamos en cada inspiración, cuanto más cantidad, más sanas estarán nuestras células, mayor oxigeno entrará a nuestro órganos, y menos miedos y tensiones se acumularan en nuestro cuerpo y en nuestra mente.

Es importante no vivir permanentemente en la zona alta de nuestro umbral de activación, ya que los perjuicios a nuestra salud serán evidentes. Por el contrario, tenemos a nuestro alcance la posibilidad de dedicar unos minutos al día a observar y a entrenar nuestra respiración. Con esta técnica de relajación lograremos permanecer y alcanzar el estado idóneo para que nuestra vida circule el mayor tiempo posible por el sendero de la calma y de la serenidad.



     Compartir         Compartir