García Márquez dijo que la peor forma de extrañar a alguien es estar sentado a su lado y saber que nunca lo podrás tener. Y acá estoy, de la peor forma, extrañándote, pensándote, escribiendo una carta por cada decepción, por cada alegría.

Siempre me pregunto qué es eso que me hace regresar. Caer una y otra vez a tu juego sucio, en tus migajas de tiempo, ni siquiera amor. Me siento débil, y a la vez fuerte por soportar tanto dolor.

En mis fallidos intentos de alejarme, aparece una sensación de vos, y ahí estoy, una vez más, volviendo a cero la cuenta que agoniza un final.

Te atrape en una mentira, se te cayo la máscara, y aún así, andas necesitando otra para esconderte. A pesar de eso, seguí, y si me culpo, pero algo me hace regresar.

 Soy realista y no creo en la segunda opción terminando como primera, ni quisiera serlo con un hombre como él. Simplemente quiero que pare.

Porque hombres como él, no merecen cartas por las noches que nunca leerán, mujeres que le entregan todo de manera incondicional, amantes que los lloran en insomnios.

Fallo y fallaré, pero aprendí. Merecemos ponernos a la altura de lo que somos. Soñadoras, amantes, libres, locas, poetas, como quieran llamarnos y amar, siempre amar pero a la persona que nos devuelva esa mirada, en donde descubrís que dos es uno.

tumblr_lv778guHqO1qlg6tao1_400_large

Acá estoy hoy, con mi cuenta en cero, mi corazón roto, mi cuerpo cansado. Por  eso, me auto-medique, una sonrisa, mucho amor y ser fiel a los valores, porque todo pasa cuando tiene que pasar, y el mejor analgésico para el dolor es redoblar la apuesta.

Redoblemos la apuesta. El dolor está, él esta y va a estar, pero pasará. Levantemos la cabeza, caminemos con altura, seamos dueñas de lo más nuestro, la vida. Arreglemos el escote, pongamos la sonrisa como el mejor accesorio, y seamos quienes queremos ser, quien merecemos ser.

Que sea la aventura más divertida, y esté, un capítulo de un libro por mucho que escribir.

Por: Pili Fernandez de Vera



     Compartir         Compartir