Me parece curioso que ahora los infieles justifican con tontos pretextos sus bajos actos. La infidelidad actualmente está a la orden del día. Ya no solamente los hombres engañan, también lo hacen las mujeres (aclarando que no todos ni todas). Lo cierto es que mientras los hombres ¨alardean¨ de haberlo hecho, las mujeres simplemente se enfocan en disfrutar y callar tal momento.

Pero yo me pregunto ¿por qué recurrir a este acto?, porque les es mejor denigrarse como personas, engañarse a sí mismos y lastimar con tal engaño a alguien que no tiene la culpa de que dicha persona no sepa en realidad que quiere en su vida. Porque les resultará más fácil herir, que armarse de valor y decir la verdad.

¿Y es que por qué engañar si existe la palabra terminar?

Si han tenido el valor de romper promesas, planes y sueños, de cambiar los besos, las caricias y los abrazos del ser amado, también deberían tener el valor de dar la cara y decir la verdad. Decir que no están preparados para estar en una relación. Que no tienen la madurez de asumir un compromiso. Y que del amor no saben nada, que solo buscan diversión y que son tan tontos que prefieren cambiar un momento de placer por el amor.

large (24)

Lo peor no es la infidelidad misma, sino los tontos pretextos (de la persona infiel) y las justificaciones (del engañado). Y es que no lo han hecho porque se sintieran confundidos, porque no supieran lo que hacían, porque el alcohol ha tenido la culpa, porque tú le has descuidado, porque los amigos han influido o porque solo fue una aventura. !Dejémonos de mentirnos! si nos han engañado es que en realidad no nos querían tanto. Y es que sin duda, esas personas no saben de querer ni a sí mismas. Quien quiere de verdad dice ¡no! Y punto, siquiera piensa en la posibilidad de engañar, y es que cuando uno ama de verdad no tiene ojos para nadie más que no sea para la persona que está a nuestro lado.

Y como dice la frase: ¨el que esté a dieta no significa que no pueda ver el menú¨, ¡se puede!, pero de ver a comer hay un abismo, ¡no se confundan!

Ahora que, si has sido engañada(o), ¿qué ganas con justificar al o a la infiel? ¿por qué culpas a la otra persona e inclusive le pones unos espantosos apodos? ¿Porque te es más fácil reclamarle a alguien más cuando con quien deberías ajustar cuentas es con tu pareja? ¡dejemos de hacer eso!, no solo porque estamos pisoteando nuestra dignidad, sino también porque en verdad no lo merecen. Esa persona es quien tiempo atrás ha asumido tener un compromiso contigo, compromiso que obviamente no ha sabido respetar. A esa persona es a quien deberías encarar y ser tan valiente y fuerte como para empacar tus cosas y marcharte de su lado, porque aunque pida perdón una y otra vez y jure que nunca más lo hará, ¡te está mintiendo! El infiel engaña porque no ama de verdad. ¿Así o más claro?

Supongamos que creemos en las casualidades, el destino, etc. Y que cuando alguien está en una relación conoce a otra persona completamente distinta a su pareja. Una persona excepcional que al instante le despierta emociones y sensaciones. Con ella se siente realmente identificada, la hace reír como hace mucho no reía y las horas a su lado se pasan volando. Si ha pasado así ¡tampoco justifica el que engañes y dañes a alguien más! No comprendo por qué precipitar las cosas, porque no llevarlo con calma y tomar una decisión. Claro que en un triángulo amoroso obligatoriamente alguien saldrá lastimado, pero al menos será lastimado por la sinceridad y al menos yo soy de las personas que prefieren una verdad que duela a una mentira que haga ¨feliz¨.

large (23)

No hay nada más cruel que pisotear el corazón en el que uno está

Y si has sido una persona engañada ¡calma!, agradécele a esa persona que te ha hecho un gran favor. Porque te has dado cuenta que no valía y que no te merecía. Que sin duda alguna después de él/ella viene algo muchísimo mejor. Y es que no hay mal que por bien no venga y siempre, siempre se termina aprendiendo más de las peores y más dolorosas experiencias. Siempre son las que te hacen ser más fuerte. Además, no debes permitir que alguien acabe con tu felicidad, porque la felicidad debe siempre estar en uno mismo.

Es bueno perdonar y al final de cuentas cada quien decide si dar o no una segunda oportunidad, pero ¿en verdad crees poder olvidar? ¿en verdad piensas que no va a volver a pasar? Y es que el infiel ¡no cambia!, solo se disfraza un tiempo, tiempo en el que tu vuelves a confiar, pero a la larga te vuelve a traicionar y así, se convierte en un círculo vicioso difícil de escapar. Además, creo que nadie que ha actuado tan egoístamente, que ha decidido romper y pisar un corazón que le ha dado todo, merezca recibir nuevamente amor de él. Y es que, aunque lo repare nada vuelve a ser como antes, ¡nada!

¡No aceptes más pretextos y no justifiques! Valórate, amate y respétate como deseas que alguien más lo haga. Eres una persona valiosa que merece estar con alguien que en verdad te ame. Una persona que de lo mismo que tú le das. No tomes la tonta e infantil decisión de vengarte. ¡Tú sonríe y sigue adelante! La vida misma se encargará de pasar factura y es que todos nuestros buenos actos son recompensados, pero los malos son cobrados. Así que disfruta la vida y cuando te sientas preparado(a) vuelve a abrir las puertas de tu corazón. Recuerda que un mal capitulo no define la calidad de todo el libro, continúa explorando y arriesgando, porque el que no arriesga no gana.

Y a la persona infiel solo le resta esperar el momento en que el karma toque su puerta. Porque de seguro le ha de llegar.

¡Piensa antes de actuar! Si en lugar de engañar fueses el engañado ¿disfrutarías el acto igual?

Autor: Stepha Salcas



     Compartir         Compartir