Ninguna etapa de la vida se repite, todas son mágicamente únicas, mil veces he pensado que sería genial haberme quedado en el apoca en donde mi mayor preocupación era no salirme de la rayita mientas coloreaba, pero el tiempo no se detiene y jamás lo hará, no es lo mismo tener 8 que tener 15, llegar a los 18 o superar los 25. Todo en ti cambia, tus ideas, tus metas y sueños maduran junto contigo, pues dejas de vivir en el cuento de hadas, para aterrizar tus sueños en el mundo real, y así es el camino, aprendes a lidiar con él así es el aprendizaje de la vida, ya sabes lidiar con verdaderos problemas sabes cómo resolverlos con calma y madurez, incluso en temas del corazón.

learn

Durante tu frágil adolescencia, te rompieron el corazón, un cóctel de emociones te invadió por completo, conociste el amor, pues juraste haber conocido al amor de tu vida, pero también supiste el dolor de la caída, pues tu burbuja se rompió, ese amor infantil no era el que tendrías por siempre, supiste lo que es ser rechazada, chocaste de frente con la desilusión, pero también supiste lo que se siente el levantarte, superarla y dejarla muy muy atrás, pues descubriste que cuando algo se va, siempre algo mucho mejor llega.

Como a ti, también me pasó, viví aferrada a perseguir un abrazo, que no era lo que mi vida necesitaba para madurar, pero como dije, estaba aferrada y me tomaba todo muy a pecho, me costaba trabajo superar las adversidades por pequeñas que resultasen, sufría de más por amores, -por todos- hasta que aprendí a no dejarme caer, por pequeñeces o por cosas fuertes, pues yo soy más fuerte aún, aprendí a levantar la cabeza aunque sintiera que se cae por sí sola, aunque por dentro estuviera muriendo, aprendí a sacar la casta, no por los que me vieran caer, si no por mí. Solo por mí, me di cuenta todo lo que valgo y lo que merezco.

Cada decepción me enseñó a priorizar, a darle valor a las cosas que me rodean, cada año cumplido eran experiencias aceptadas con lecciones bien aprendidas, simplemente deje de luchar por quien no lo merecía, deje de mover el mundo para pertenecer en algún otro en el que me negaba a aceptar que uno cabía.

Cada desamor, me hizo escribir una lista de lo que debe tener el próximo en entrar a mi vida, me convertí en una mujer mucho más selectiva, y aunque no niego que a mi loco corazón, le gusta aun jugarme una que otra pasada, haciendo que me enamora de alguien que no encaja en mi bien establecida lista, aun así se darme mi lugar y se retirarme ya cuando es debido, ya entendí que el amor es reciproco, si bien ya soy lo suficientemente lista para no entregar todo y quedarme desprotegida, si doy cosas buenas que nutre la relación y las espero de regreso.

happy

Todas y cada una de las experiencias de mi vida, me han puesto justo en donde estoy ahora, por eso no me arrepiento de ningún error, pues cada uno me enseñó algo invaluable, cada caída me hizo recordar lo fuerte que soy y sobretodo me hizo ver a las personas que ahora comparten mi vida, y a ella son las cambio por nada.

Definitivamente cada paso que doy me hace una mujer distinta, con errores y fracasos pero lista para enmendarlos y aprender serias lecciones de ellos…   mismos que me han mostrado la mejor versión de mí, y con esta me quedo para siempre, aunque siempre hay algo que pulir.

 



     Compartir         Compartir