Alguna vez he mentido y alguna vez me han mentido. Nos resguardamos en el dicho ‘mentira piadosa’ que anda de boca en boca para justificar el daño que puede causar una mentira. La mentira se convierte en una máscara que se coloca cada vez que se quiere ocultar el verdadero rostro, no solo lo hago yo, lo hacen todos. Los días pasan y las mentiras se agilizan, cada vez se miente con mayor precisión y mayor eficacia; nadie lo nota. El día se convierte en un baile de máscaras, todos estamos invitados.

Voy por la calle con la máscara de ‘todo esta bien’, que más da, ellos no saben que por dentro existe un hueco hecho por con la máscara de otro, ni siquiera él lo sabe, la máscara esta funcionando. Solo yo sé lo que hay dentro y también sé que tú lo piensas igual porque sé que en alguno de tus paseos has llevado una máscara como yo.
Todos podemos usar una máscara, pero también tenemos la opción de no llevar puesta ninguna, pero esa es solo nuestra decisión. Tenemos la máscara de ‘no me lastimas’, ‘no me importa’, ‘estoy bien’, ‘no pasa nada’ e incluso existe la de ‘me perderás, ‘sin mi no eres nada’, ‘soy a quien necesitas’, todas esas máscaras que se utilizan para darse más importancia de la debida o para chantajear.
La hipocresía, la máscara por defecto, se convierte en un escudo que cubre el cuerpo, pero jamás el alma. Sé que lo que acabo de decir suena algo dramático, pero si nos fijamos con detenimiento podemos adentrarnos en el sentido que toma la mentira, la mentira siempre se utiliza para ocultar algo, ese algo que trae consigo una consecuencia. A veces se miente para no lastimar, pero al final con la mentira se puede matar, a veces se miente para ocultar un error propio, pero al final la mentira también es un error, a veces se miente para aliviar, pero al final la mentira llega a enfermar, al final la mentira es hermana de la hipocresía.

tumblr_m3h6ohvLKd1r46tfoo1_500
La mentira sigue el juego del mentiroso, el mentiroso la pone en juego y la mentira solo toma su papel. ¿Te han mentido alguna vez? Sé que la respuesta es si, pero no te preocupes dentro de esta sociedad la mentira se ha vuelto como el desayuno, es necesario para la supervivencia.
Perdona siempre la mentira aunque la consecuencia de la misma no se borré del todo. Perdona sus mentiras para que las tuyas también sean perdonas, no importa que mentira te hayan hecho, recuerda que tu también has mentido.

Vanesa Soltero



     Compartir         Compartir