Te has puesto a pensar ¿Cuándo fue la última vez que te arreglaste el corazón?, las personas somos conscientes de que tenemos un lado físico, que es importante bañarnos, cambiarnos, cortarnos el pelo de vez en cuando, pintarnos y cortarnos las uñas, comer, dormir, caminar, trabajar y descansar, si alguien dice que está fortaleciendo su físico para alguna competencia o simplemente para sentirse mejor todos lo toman como algo muy normal.

¿Pero que tan seguido escuchas a alguien decir que se va a arreglar el corazón?, creo que muchas veces pasamos de largo lo importante que es tener una buena salud emocional, solamente nos preocupamos por sanar nuestras heridas emocionales después de haber tenido una ruptura amorosa, y a veces nos involucramos en una nueva antes incluso de sanar por completo. Pero solo cuando estamos sufriendo es cuando nos damos cuenta de que tenemos que dedicarle algo de tiempo a nuestro corazón, pero, así como tienes que bañarte y cortarte el pelo cada tiempo o se estropea tu cuerpo, de la misma manera tenemos que darnos un tiempo para ir sanando a nuestro corazón de vez en cuando.

La verdad es que estamos tan emocionados por encajar en este mundo moderno que todo lo quiere hacer rápido, que olvidamos que hay cosas que definitivamente tienen que tomarse su tiempo, tener una buena relación con nuestros propios sentimientos y con la calidad de estos nos convierte en personas más auténticas, más felices, más agradables y sobre todo nos permite vivir la vida de manera intensa, así que hay que tomarse un tiempo para el corazón de vez en cuando.

Nunca está de más ese cafecito con las amigas, pero me refiero con las verdaderas amigas, con aquellas con las que puedes hablar de todo, decir hasta el miedo más tonto que te venga a la mente, o aquello que te preocupa, afrontar y compartir nuestras emociones más obscuras nos hace de alguna manera poder superarlas o si somos incapaces de superarlas en el momento nos da algo de control, también nos hace caer en pláticas reales con esas apersonas a las que estimamos y eso genera al mismo tiempo lazos más fuertes de amistad.

Pero sobre todo y lo más importante es darnos esa tarde a solas, en nuestra casa o en nuestra habitación para pensar sobre nuestras emociones, para afrontar nuestros miedos, para planear nuestras metas y ver cómo vamos con las que actualmente tenemos, para poder comprendernos y conocernos mejor, hace falta estar a solas para descubrirnos a nosotros mismos, para entender lo hermosos y únicos que somos y sobre todo para aceptarnos por completo.

Si te resulta tan natural arreglarte el cabello todos los días, deberías comenzar a pensar que lo mismo es para el corazón, al menos una vez a la semana tener un escape de nuestra agenda ocupada para ocuparnos de nuestras emociones es lo más sano que puedes hacer, recuerda que en la calidad de tu comunicación con tu propio corazón está la clave para ser feliz o infeliz.

Autor: Sunky



     Compartir         Compartir