Este escrito va dirigido a esos amigos locos y sinceros que el destino se encargó de poner en el camino, a esos compañeros de viajes, de aventuras, de tantas locuras. Estas palabras son escritas para aquellas personas que se han quedado, que han perdurado incluso con los años, para aquellos que pasaron de ser simples conocidos a amigos, y después de eso a algo así como hermanos, hermanos que elegimos, familia que adoptamos.

amistad

Es cierto que hay etapas en las que confundimos el concepto de amistad, hay una etapa en la Juventud, cuando nos complace tener un amplio círculo social, en donde nos enorgullece ser parte del grupo popular, lo cierto es que conforme vas creciendo, vas aprendiendo que hay mucha gente que se va, que hay  personas que no son como esperas, que habrá muchas decepciones y falsas intenciones, entenderás que llega un tiempo en el que tu círculo social se reducirá  tristemente a mucho menos de la mitad, pero te aseguro que se quedarán solamente los amigos de verdad

Como no agradecer a esos amigos que tantas veces nos han salvado de esos momentos de angustia, de esos momentos de soledad, que haríamos  sin ellos, sin sus palabras, sin su cariño, sin sus consejos e incluso sin ellos, porque muchas veces cuando existe tal complicidad, las palabras sobran, las miradas bastan

  

Este escrito tiene una dedicatoria especial para  ti, mi mejor amigo, a ti a quien recurro cuando no me siento bien conmigo misma, a ti que siempre has estado, a ti que me permites  llorar en tus brazos, pero obligas a levantarme de mis caídas y a comenzar de nuevo, a ti por  aguantar mis berrinches y mis dramas, mis malos chistes de los que incluso te ríes.

Eres de esa clase de amigos que están en las buenas y se quedan en las malas, esa clase de amigos con los que sabes que cuentas a cualquier hora y en cualquier lugar, esa clase de amigos a los  que no les importa dejar de lado cualquier cosa para sacarte de un apuro o para ir a secar tus lágrimas.

my friend

Quien tenga un amigo como el mío, sabrá que tiene suerte de tenerlo, que tiene la total certeza de que su amistad prevalecerá aunque pasen muchos años, que juntos compartirán cada una de sus  etapas, que juntos  reirán, lloraran y compartirás los mejores momentos de su vida.

A ti mi mejor amigo, gracias por estar en mi vida, que suerte he tenido al encontrarte, sabes a ciencia cierta que tú también puedes por siempre contar conmigo.

 

 

 

 

 

 

 



     Compartir         Compartir