Todos hemos querido a alguien con todas nuestras fuerzas y creemos que esa persona será eterna, que esa historia jamás se va terminar pero cuando eso ocurre te sientes rota por dentro, sentimos que se nos cae el mundo en pedazos, que la vida no tiene sentido, y que no podemos estar sin esa persona y es ahí cuando luchamos y hacemos todo lo posible para tenerla de vuelta y hasta llegamos al punto de perdernos a nosotros mismos ya que dejamos a lado nuestro amor propio por querer más a la otra persona, nos volvemos tan vulnerables que nos podemos dejar pisar sin saber cuánto daño nos están causando pero solo te digo algo, ¡ABRE LOS OJOS!, deja de hacerlo porque al final no ganas nada, sólo pierdes y te lastimas.

Si una persona quiere estar contigo, lo estará, déjate de excusas y deja de aferrarte porque en verdad no quiere estar contigo y sé cuánto duele pero cuando alguien quiere algo, no hay nada de por medio que lo detenga así que trata de aceptar tu situación actual y seguir adelante porque no puedes cambiar la realidad, cuando se termina algo simplemente se termina, no estés esperando a que esa persona vuelva arrepentida porque seguramente lo estás haciendo, en verdad valórate, debes de entender que no necesitas a nadie para ser feliz ni sentirte completa.

En lugar de desgastarte por una persona que no te valora y que ya no quiere estar en tu vida, utiliza ese tiempo para sanarte y conocerte a ti misma, para crecer como persona y para valorarte ya que de esa manera aprenderás a quererte lo suficiente como para que únicamente aceptes el amor que estás dispuesto a dar, no le tengas miedo a la soledad, simplemente disfrútala porque será la única forma en la que aprenderás bastantes cosas acerca de ti y por lo tanto crecerás.

Hay que darnos cuenta de que la vida es bastante bonita y que de un segundo a otro se nos puede acabar, por lo tanto, no desaproveches ni un minuto aferrándote a alguien que ya no te corresponde, si te duele llora todo lo que puedas y sufre lo que necesites para cerrar ese ciclo porque sé que no es fácil pero cuando te sientas mejor entonces suéltalo, suelta todo aquello que te impide ser feliz y aprende de esta experiencia ya que cada una nos va definiendo como las personas que somos y quédate satisfecha de que tú diste todo lo que pudiste por esa persona, si no lo supo aprovechar es su problema, ya llegará una persona que te valore y quiera como eres, pero acuérdate de nunca aferrarte porque todo va cambiando constantemente, simplemente disfruta de la compañía de las personas porque cada una te deja algo en tu vida, ya sea bueno o malo.

Y recuerda algo muy importante, todo depende de nosotros mismos y de nuestras ganas de ser felices y seguir adelante. Así que valórate, quiérete, disfruta y vive. ¡Tú puedes!

Por: Daniela Ramos.



     Compartir         Compartir