Estuve observando cada uno de tus movimientos y me di cuenta que siempre en este juego yo fui el ratón y tú el gato. Ahora es momento de cambiar los papeles, ahora el gato seré yo.

Quiero devolverte una a una todo el daño que me hiciste. Quiero regresarte cada una de las mentiras, cada beso frío, cada abrazo sin un poco de sinceridad ni amor. Quiero regresarte todo lo que ha hecho en mí… te lo mereces.

¿Estás listo para comenzar de nuevo el juego? Hace mucho tiempo que me encontraba en este juego y nunca pude darme cuenta que quien llevaba siempre la delantera eras tú. No podía darme cuanta que la mayoría de las cosas que hacías por mí era porque sabías que algo bueno habría para ti. Nunca dejaste de pensar en ti antes que en mí. Nunca pudiste demostrarme amor verdadero, solo me tenías a tu lado estorbando a todo mundo para que no me alejarán de tu lado, mientras tú solo ibas de fiesta en fiesta, de mentira en mentira. Nunca pusiste interés ni importancia al amor que se suponía existía entre los dos. Nunca pude ser lo suficiente para ti, lo suficiente para que decidieras permanecer a mi lado y demostrarme que de verdad valía la pena seguir ahí. Las cosas simplemente fuera pasando y nunca me di cuenta de lo que estaba jugando.

Ibas detrás de mí, asechando, buscando cada uno de mis pasos para meter tu pie e intentar hacerme caer. Es increíble que no me diera cuenta que cada vez que estabas a mi lado me hacías mucho daño y que tú lo sabías, sabías lo que pasaba dentro de mí y la manera en la que me lastimabas, pero ensabanas que todo estaba bajo control porque en cualquier momento podrías desecharme sin dejarme decidir por mí misma. Quizá todo esto no lo hiciste con mala intención pero el amor que siento por ti me hace ver todo aún más fuerte, todo duele aún más de lo que debería doler porque así lo hace ver el amor.

Ahora me toca a mi asechar, ir detrás y hacer que corras tan fuerte hasta que ya no puedas respirar. Quiero que sepas que se siente ser decepcionada por una de las personas que más amas. Quisiera que dentro de tu corazón sintieras el dolor que metas hecho pasar tú. Ahora quiero tener la suficiente fuerza para desgarraste como tantas veces lo has hecho tú. Quiero ser yo quien vaya detrás de ti mientras tú corres para escapar de mis garras, esas garras que estarán dispuestas a clavarse en tu corazón sin sentir dolor o remordimiento. Quiero ser yo quien te persiga intentando meter el pie para que esta vez seas tú  quien tropiece. Aún te quiero, lo sé y eso impide que tenga la suficiente fuerza para estar lejos de ti y enseñare a ser el ratón que siempre fui.

Me gustaría que las cosas  hubieran sido diferentes y que lo nuestro hubiera funcionado, pero la verdad es que ambos nos equivocamos.



     Compartir         Compartir