Los recuerdos son episodios que se pueden volver a vivir en el momento que se desee. La mente es esa máquina que es capaz de reproducir los recuerdos las veces necesarias, las veces deseadas. Los recuerdos son esas imágenes que me permiten llegar de nuevo a ti  en todas tus facetas. Los recuerdos es eso que me permite saber todo lo bueno que hemos pasado, pero también nos ayudan a recordar todo lo malo que hemos sabido superar; todas esas puertas que hemos abierto para llegar al camino que nos ha traído hasta aquí.

Jamás olvidaré el día en el que te vi por primera vez, el día en el que mi corazón descubrir que tu eras para él y que jamás lo dejarías solo, que jamás lo decepcionaras, lo traicionarías. Él supo que los latidos de tú corazón eran el complemento perfecto para los suyos, para esos latidos que desde ese día latieron con más fuerza, con mayor firmeza.

No puedo olvidar tu sonrisa y la primera vez que nuestras miradas se cruzaron. La primera vez que pude entender lo que de verdad significa la atracción, una atracción que con el tiempo se fue convirtiendo en amor, en un amor puro y real, en un amor que pensaba que no existía en este mundo y que solo lo podríamos encontrar en un cueto de hadas, pero estaba equivocada. Reconozco que juzgue mal a esa sentimiento que hace rodar el mundo, que hace que todo tome un equilibrio, ese sentimiento que produce tanto dolor pero que a la misma vez produce tanta felicidad y anhelos.

Espero dentro de mí que tú sientas lo mismo al recordar la primera vez que nos vimos, las primeras pláticas, la primera vez que nos besamos, la primera vez que nuestras manos pudieron entrelazarse haciéndose una sola. Espero que sea uno de los recuerdos mas valiosos, de esos recuerdos que se convierten en parte de tu alma, de tu vida; recuerdos que permanecerán por siempre sin que nadie pueda destruirlos ni tocarlos porque solo tú tienes el dominio de ellos. Espero que sean recuerdos que cada vez que se reproduzcan en tu mente logren dibujar una gran sonrisa en tu rostro y hagan que una luz se encienda en tus ojos; esa luz que puedes ver en mis ojos también cada vez que estamos cerca.

Mis recuerdos permanecen almacenados en una mente que desde el día en que te conoció, desde el día en el que habitaste en ella se a convertido en na mente vulnerable a ti, una mente que depende no solo recuerdos sino que es una mente que depende también de tus pensamientos, de tu amor hacía mí. Mis recuerdos son para mi un valioso tesoro y no es porque solo sean recueros buenos, sino porque son recuerdos que deja huella, son recuerdos que son capaz de formar castillos en mi mente a los que puedo visitar cada vez que tenga necesidad de ti.

Recuerda siempre aquél día en el que pudimos conocernos. Agradece siempre a la vida por reunirnos de esa manera, a esa hora y en ese lugar.

 



     Compartir         Compartir