Cuantas veces nos ha pasado que fingimos una sonrisa, solo para que los demás eviten preguntarnos qué nos pasa, pues esa simple pregunta cae en forma de miles de pesados recuerdos que duelen. Queremos evitar a toda costa el voltear al pasado, el dar ese vistazo que os destroza el alma, ese vistazo que nos hace volver a recordar esa historia que teníamos y de repente se nos fue de las manos.

No quieres voltear porque es solo recordar que jamás podrás tener de nueva cuenta la historia que un tiempo te hizo feliz, pues terminó, se fue, junto con él. Él que en su momento te construyó una nube de amor solo para ti, juntos hicieron ese castillo lleno de sueños, ilusiones y promesas, mismas que jamás llegarán a cumplirse, pues aunque él te enseñó a volar en su mundo feliz ahora de tas cuenta que solo rompió tus alas.

alone

Ya es demasiado tarde, cuando volteas, te das cuenta que ha pasado mucho tiempo y aún no lo superas, pues aun sigues pensando en su calor, en su olor, es cuando no lo contienes y vuelves a llorar, pesa  que ya o sietes amor, la melancolía es más fuerte y dolorosa, sabes que el final era inminente, no había otra salida, sin embargo, una vez que se fue, los momentos bonitos son lo que sobresalen y no te dejan mirar más allá de tu nariz, pues esa agua salada no deja de enturbiarte la visión, no vas más que tus recuerdos en forma de lágrimas.

No hay manera de controlar esa cascada de sentimientos, sin embargo, el voltear a ver de frente al pasado para poder darte cuenta que estas lista para lo que el presente está fraguando para tu futuro, de repente, cuando menos te lo esperas, todo vuelve a su lugar, el manantial que tenías en la mirada se ha ido, el desierto desolado de tu corazón comienza a florecer, la sonrisa deja de ser fingida, la felicidad regresa a ti, y lo mejor no tuvo que llegar alguien a decirte lo que vales, basto mirarte al espejo para considerar que vales mucho a pena y alguien más, estará encantado de caminar a tu lado.

Cuando acomodes todas las piezas en su lugar, la vida te dejará recibir todo lo que mereces, pues vivir es un gran privilegio que cuando estás herida por el pasado, no te permite contemplar, apreciar, y aceptar.

Nina Dobrev, ian somerhalder, and couple image

Permite que tú corazón se abra de nuevo, deja que alguien te coloque los pies en la tierra mientras vuelas entre nubes de corazones, un día te taparás con alguien que también ha sido lastimado por el pasado, y juntos encontrarán la forma de resanar sus heridas, se usaran mutuamente como muletas y al fin la vida los hará sonreír juntos.

Las heridas no solo llegan a fraccionarnos el alma, cada una nos deja una lección de cómo no debemos tratar a nuestro interior.

Déjate llevar, no temas mirar atrás siempre y cuando sea un proceso más en tu sanación personal.



     Compartir         Compartir