Qué será de mi vida… Oh, qué será…

Cuando nos perdemos en la incertidumbre, a veces deseamos que una bola de cristal, el horóscopo o alguna creencia ancestral nos arroje una pista sobre qué ocurrirá mañana.

Pero, como decía Benjamin Franklin: “En este mundo sólo hay dos cosas seguras: la muerte y pagar impuestos.

Expongamos, pues, ideas para plantarle cara a ese desasosiego de la incertidumbre. Una compañía poco agradable, por la falta de control que se experimenta, a la que pueden seguir pensamientos negativos provocados por el miedo.

incertidumbre

Acéptala

No te opongas a la incertidumbre. Acéptala como algo natural que todos vivimos de tanto en tanto. La vida es cambio y hay sorpresas de todo tipo en el camino.

Confía en tu capacidad de adaptación

Llevas toda la vida cambiando; conociendo personas y experimentando situaciones nuevas. Hasta el día de hoy has superado pruebas diversas. Has ido aprendiendo y adaptándote al cambio.

No, ya no estás en pañales. Pierde el miedo y confía en tu experiencia. Es hora de aplicar lo que has aprendido. Algo de ello servirá en esta situación.

Prepárate para distintos escenarios

No sabes si lo que ocurrirá mañana va a ser más o menos favorable, por lo que es bueno estar abierto a distintas posibilidades.

Esa disposición también puede hacer que estés más receptivo a las oportunidades valiosas que puedan cruzarse e, incluso, a que las puedas generar tú mismo.

Céntrate en lo que SÍ puedes controlar

La incertidumbre no hace volar tu vida por los aires al completo. Seguro que hay elementos que dependen de ti.

Por descontado, puedes controlar tu actitud. Está en tus manos adoptar una actitud constructiva.

Puedes planear, dentro del margen que tienes, y buscar soluciones y oportunidades. Si, por ejemplo, estás en una situación en la que puedes dar un paso más, dalo lo antes posible. Eso te servirá para aplacar la ansiedad.

Ojo con el estrés

Toma medidas para que el estrés no merme tu salud en este tiempo.

Haz ejercicio, sal a la calle, practica meditación y corta con la exposición excesiva a personas y noticias negativas,entre otras medidas. Tú verás cuáles aplican en tu caso.

Dados

Busca la serenidad, el equilibrio, el descanso de esos pensamientos que te insisten en que estás perdido y que no existe luz al final del túnel.

Sí la hay. Para dejar a un lado esa negatividad… (sigue el siguiente punto)

Haz a un lado aquello que no puedes controlar

Has aceptado la incertidumbre. Te enfrentas al problema con la experiencia que has acumulado y estás abierto a nuevos horizontes. Mantienes una actitud positiva y tratas de mantener la calma. En definitiva, estás haciendo todo lo que está en tu mano.

Ya irás viendo qué más cosas puedes manejar. Lo que no, déjalo al margen y, mientras…

Vive el momento presente

¿Quién sabe qué pasará mañana? Una cosa es organizarse y prever, y otra es obsesionarse con lo que pueda ocurrir.

Si lo hacemos, tú y yo estaríamos perdiendo la belleza de este día único e irrepetible,debemos de aprovecharlo, ¿no crees?

Fuente por: Tus buenos momentos.



     Compartir         Compartir