Nuestra historia, como tantas otras no tuvo un final feliz. Es verdad que nos queríamos, que nos hicimos mil promesas que no supimos cumplir, es verdad que un día fuimos todo, que dabas la vida por mí, que eras tú el dueño de mis sueños, de mis ganas de reír  y sin embargo hoy me conformo con saber que eres feliz aunque no sea junto a mí.

1

Como negar que me hacías suspirar cuando me mirabas así, que amaba cada gesto tuyo, amaba la mujer que era cuando estaba junto a ti, esa seguridad al caminar de tu mano, esa tranquilidad al saber que estabas siempre para mí.

Y sin embargo, el destino no estaba de mi lado, y el día menos pensado te llevó lejos de mí…

Nos prometimos esperarnos siempre, sin contemplar lo impredecible del futuro, de lo volátil que se volvería el amor, al tomar cada quien su rumbo.

Poco a poco nos fuimos perdiendo un poco más, cada vez más extraños, cada vez más lejos, menos enamorados.

Como era de esperarse, la distancia y el tiempo, enfriaron los sentimientos, evaporaron el cariño, disiparon el amor, dejándome tan solo un mar de recuerdos que incluso después de tantos meses, aun causan dolor.

Sé que poco a poco lograré curarme, pero al menos esta tarde, sé que no conseguiré dejar de pensarte.

Como negar que te extraño, si desde que te fuiste, no he  logrado recuperar mi risa, ni el brillo en mi mirada , incluso  a veces pienso que nunca volveré a encontrar a alguien que me haga sentir lo que me hacías sentir, a veces creo que nunca más volveré a querer a alguien como te quise a ti.

1

Y es que me duele tanto reconocer que después de  haber sido todo, hoy seamos solo un par de extraños con besos olvidados, tan solo un par de extraños con  recuerdos en común

Escrito por:    Señorita Libélula.

 

 



     Compartir         Compartir