No sé en qué momento empezamos a jugar al gato y al ratón, donde claramente yo era el ratón. No sé si es mejor recordar lo que vivimos o imaginar a donde pudimos llegar, pero en cualquiera de las dos situaciones me doy cuenta de que vos y yo no estamos hechos a medida.

Yo con mi desinterés pintado y el corazón arrebatado y vos tan conformista y descarado, siempre con un ramo de decepciones y una caja de desilusiones a la puerta de mi casa, los dos siempre con las ganas y las desganas de estar, de hacer, de vernos, de comernos, los dos siempre montados en el mismo vagón de la montaña rusa, subiendo y bajando, acelerando sentimientos y a la vez contentos.

Espontáneos, siempre libres y entregados, pero a la vez distanciados, descubriéndonos a nosotros mismos cómo poco a poco nos convertíamos en algo que nunca imaginamos pero que ya no queremos volver atrás. Intercambiamos letras, canciones y poesía para después torturarnos en la lejanía. Nos fundimos en risas, alegrías, besos, abrazos, cervezas, caricias, libros y cigarros, no supimos estar juntos, pero tampoco separados, nos queríamos mientras nos odiábamos, fuimos la combinación perfecta de pecado y desenfreno mezclado con romance y ternura, fuimos silencio, incertidumbre, desconfianza y cinismo.

Me llevabas de paseo al cielo y al infierno en una misma jornada, éramos luz y oscuridad, calor y frío, tormento y consuelo, yo verdad y vos mentira, yo cuestionaba presentimientos y vos negabas sentimientos. A pesar de que cada día nos perdíamos más no dejamos de querernos con la misma intensidad, a pesar de que nos topamos en un momento equivocado, no niego que a tu lado viví las experiencias de mayor dicha y felicidad.

En un juego de tira y afloja nos fuimos desgastando, de risas a llantos, de alegrías a tristezas, no supimos querernos, pero tampoco olvidarnos, nos fuimos hartando de ese adictivo vaivén o al menos, yo lo hice. Porque cuando empezaba a olvidarte, aparecías de nuevo, arruinando todo lo que comenzaba a construir, y te ibas, otra vez. Cuando empezaba a sanar aparecías solo para dañar. Incluso cuando pensaba volver, aparecías como siempre, hecho una contradicción, y quizá fue eso, tu maldita intermitencia lo que me motivó a actuar, que estás y te vas, queréis y no queréis, intentas, pero te rendís.

Por eso, hoy quiero que decidas: ¿Te quedas o te vas?, si te quedas que sea a tiempo completo, no a medias, y si te vas, también.

Por: Claudia Aj

 



     Compartir         Compartir