hoy que estoy lejos de ti tengo la valentía de decírtelo, te amo, pero no puedo seguir contigo, me duele y sé que debí decírtelo a la cara, pero tengo miedo a que vuelvas a manipular me como lo ha hecho esos meses que hemos estado juntos, en distancia, pero juntos.

Te amo, pero me amo más a mí, toda la vida busque esta oportunidad y la olvide porque tú me querías a tu lado, luego cuando por fin me permitiste hacer esto, no tienes ninguna idea de lo mucho que me lastimaba tus palabras cortantes en las llamadas.  o esa noche cuando decidiste decirme que si no volvía me dejarías, lloré toda la noche pensando en que haría sin ti, nunca lo volvimos a mencionar, pero lo tuve presente todo este tiempo.

No puedo negar que para mí no existía mejor sentimiento que el despertar con un mensaje tuyo o las primeras veces que despertaba con tu cara al lado de la mía, lo cómodo que se sintió tu mano en mi cintura mientras veíamos una película en el sillón de la sala de mis padres, la manera en que me abrazabas cada vez que ganaba alguno de mis exámenes; pero todos esos buenos recuerdos se fueron opacados por tus desaires después de que te contara lo de mi viaje, los silencios que nacían en nuestras salidas cuando alguien mencionaba algo referente o las discusiones en la casa solo porque querías ser egoísta y no dejarme ir.

Después cuando ya tomé ese avión tenía la esperanza de que nada cambiara, pero empezaste con tu manipulación y en más de una ocasión pensé en volver, volver a ti y a la antigua yo, pero no quería ser ella otra vez, ella era aburrida y sin vida, te amaba, pero eso no era suficiente. Aquí aprendí que yo era más importante y es oír eso que hoy tomo esta decisión, hoy te dejo atrás. hoy te dejo, no porque no te amé, sino porque mi vida no puede girar en torno a ti, es mi vida y de mí se tratará esta historia.  gracias por los mejores y a la vez más difíciles años de mi vida y aunque duela quiero decirte que esto se terminó aquí.

Por: Anne Herrera



     Compartir         Compartir