Hoy hace un mes que te fuiste de casa, hoy hace un mes que te fuiste de mí.

Ha sido poco  tiempo es cierto, no me he acostumbrado a estar sin ti, cada noche te pienso, cada noche sin proponérmelo  tu recuerdo llega a mí; entonces despacito tomo la camisa que olvidaste, la abrazo con fuerza, me aferro a ella imaginándote, extrañándote; me aferro al martirio que olvidaste en el último cajón, al recuerdo de tu aroma, de tu sonrisa, de tu voz.

Es cierto que a tu lado lo tenía todo, a un hombre amoroso, un hogar, un camino trazado para confiar, contigo tenía  la dosis indicada de besos en la nuca, de sonrisas, de miradas, tus manos que buscaban mis manos, tus ojos que buscaban mis ojos, tus labios que besaban mis labios, tus besos con sabor a miel.

705613016bd769d1cac7f5fcc4404f6f

Si, contigo encontré mi paz, al maravilloso ser a quien amar, me construiste mil sueños, y  alas fuertes para volar… ajustaste mi cuerpo a tu cuerpo para hacer cada noche un encuentro perfecto, construiste con palabras mi confianza, mi escudo contra el miedo, convertí tu sonrisa en  mi cura contra el  mal día, y la perfecta armonía de tu piel palpando mi piel.

 

Es cierto,  tengo  que aceptarlo, a tu lado lo tenía todo, el hombre indicado coincidiendo en el momento justo, en el lugar apropiado, tu sonrisa y mi sonrisa tu mirada y mi mirada encontrándose, descubriéndose, enamorándose.

Y lo perdí todo, lo asumo,  me culpo, te lloro.

te fuiste

Te fuiste de mí, fue mi culpa, te mentí,  lo acepto,  me arrepiento, tropecé, me vencí, destruí en minutos nuestro mundo, nuestro templo, lo arriesgue todo y lo perdí. Malgaste el amor en besos pasajeros, en caricias frías, en miradas vacías. Culpando a la rutina por cobardía, por arrepentimiento, por vergüenza, por apatía, pero siempre consiente de que era  yo  la que te perdía

 

Hoy estoy aquí… lidiando con la fatídica realidad de despertar sola, con la insoportable realidad de despertar sin ti.

Con la irreversible realidad de que  tuve todo y lo perdí.



     Compartir         Compartir