Ha dejado de doler tu ausencia y aunque en ocasiones te recuerdo, no me arrepiento de haberte dejado, estoy segura que fue la decisión correcta, que seguir juntos sería caminar hacia atrás y que irremediablemente algún día lo nuestro habría de acabar, por todas esas ausencias, por lo poco que estabas dispuesto a dar en nuestra historia de amor, que termino por mi mano, y que a pesar de lo mucho que te amaba, el tiempo fue mi maestro y me mostró que nunca ibas a cambiar.

Algunas veces te dedico un pensamiento, más por inercia que por gusto, hay nuevas canciones que te dedico de vez en cuando, no son aquellas que juntos escuchamos, y siendo honesta me paso un par de veces el volverte a buscar, pero mi mente que no me deja engañarme me hizo recordad aquellos momentos a tu lado que hubiera preferido no vivir jamás, en ese momento recobre mi fortaleza y la determinación para seguir adelante con la decisión que había tomado.

 

Al principio me costó mucho, cada momento venían a mi cabeza los pensamientos esperanzados de que me buscarías, reconociendo tus errores y pidiendo no separarte de mí, comprendiendo todo lo bueno que te di y que nunca apreciaste, pero a mi favor eso no paso, al menos no en ese momento de debilidad en el que el que seguramente te hubiera dicho que sí.

Sé que me reprochas por vencerme muy rápido, pero el inicio es donde siempre más damos, y si en ese momento diste lo necesario, no podía vivir esperanzada en que cambiaras algo que ni siquiera estabas consiente que estaba mal, te dedique el tiempo suficiente para darme cuenta de lo que en verdad estabas hecho y me mostraste una manera mediocre de entregarse, siempre con reservas y guardando secretos, siempre exigiendo aquello que no estabas dispuesto a dar.

No creas que por que fui yo quien tomó la decisión de terminar lo nuestro, fui la menos involucrada, de hecho, estoy segura que fui de los dos quien amo más y aunque no me lo creas también podría afirmar que fui a la que le dolió más tirar a la basura todos nuestros sueños rotos al darme cuenta que nunca se harían realidad.

Hoy por fin puedo decir con seguridad que te estoy superando, porque aun que te sigo recordando y quizás queriendo, cada vez me la resignación llega con más fuerza a mi corazón, y el pensamiento constante de que merezco algo mejor de lo que estabas dispuesto a dar, es lo que me ha ayudado a superarte en los tiempos más difíciles y ahora todo fluye con el paso del tiempo y no regresarás jamás a tener un lugar especial en mi corazón.

Autor: Sunky

 



     Compartir         Compartir