Todos tenemos una fecha, un lugar, una canción y un amor que jamás olvidaremos.

Hoy desperté pensando nuevamente en ti. En esa sonrisa tan característica tuya. En nuestras platicas, tus abrazos y besos. En todas aquellas noches que no pudiese enumerar porque terminé perdiendo la cuenta de las veces que nos entregamos cuerpo a cuerpo.

Hoy desperté pensando en ti y sonreí. ¿Cómo no hacerlo? Hay amores que aunque se van permanecen para siempre en nuestro ser y ninguna tormenta, ningún huracán puede llevárselos, se lleva un poco, pero no todo, siempre se quedan restos que continúan marcando territorio.

Parece increíble cómo es que ha transcurrido el tiempo y aun a pesar de ello continuo teniendo muy presente cada característica tuya, cada rasgo, cada manía, cada locura y cada gesto. Me quedé con mucho de ti y a la vez te llevaste mucho de mí. Debo decirte que efectivamente no fue fácil salir adelante y aceptar que las cosas serían muy distintas a como cuando estábamos juntos. Sin embargo, no me dejé caer. Continué siendo la mujer que conociste porque aunque te amé también me amo y sumirme en depresión no hubiese sido la mejor opción.

tumblr_ltrc2xI9Xe1qf3zbxo1_500_large

Es verdad que derramé muchas lágrimas, pero finalmente entendí que con ellas no te haría volver y que nunca es justo responsabilizar a alguien de la desdicha. No era justo adjudicarte a ti mi sentir. Acepté que a veces las cosas no pueden ser y que lo mejor es no forzarlas. Que más vale quedarse con recuerdos bonitos que terminar siendo una lata.

Sé que me quisiste, de ello no tengo la menor duda, pero también sé que a veces el amor tiene fecha de caducidad por distintos factores. A veces nos olvidamos de detalles, de la conquista, a veces caemos en el error de creer que tenemos al otro seguro y dejamos entrar la monotonía. A veces…

A veces he soñado que vuelvo a verte, que vuelvo a tenerte frente a mí y sinceramente no puedo evitar el sonreír.  Ha pasado un largo tiempo y no sé si ha habido cambios en ti, lo último que supe es que alguien más te hacía feliz. No he de negar que la noticia dolió, dolió un par de semana o meses, ya no lo recuerdo bien, pero finalmente acepté que lo merecías, mereces ser feliz estés con quien estés, porque la realidad es que cuando uno quiere de verdad desea a toda costa la felicidad del otro inclusive aunque no seamos nosotros quienes se las demos o inclusive después de lastimarnos, aunque éste, no fue nuestro caso.

Hoy desperté pensando en ti y sentí tranquilidad, porque sé que luché por ti, que di todo de mí y que lo intentamos, no una sino varias veces, lo hicimos hasta confirmar que hay amores que no tienen futuro y aun así se tatúan en la piel, se quedan como huella imborrable y su recuerdo perdura a través del tiempo.

large (53)

Hoy desperté pensando en ti y oré, pedí al cielo por ti, por tu bienestar, por tu felicidad, porque con quien estés te de todo lo que quizás yo no te pude dar pero eso sí, que no te quite nada de lo que te di. Pedí también, en algún momento volverte a encontrar, tal vez no para volver a intentar, o quien sabe, a veces los amantes toman diferentes rumbos, uno a la izquierda y otro a la derecha pero olvidan que el mundo es redondo y entonces… todo puede pasar al volverse a encontrar. Pero, más bien deseo agradecerte porque definitivamente el tiempo a tu lado fui muy feliz y parte de lo que soy lo aprendí por ti. ¡Gracias!

Y en definitiva, todos tenemos un amor que no se olvida, un amor que te caló los huesos, te tatuó la piel, que se metió en tus sueños y en tu ser. Un amor que, no importa cuántos amaneceres pasen, en la mayoría de ellos volverás a pensarle y tal vez incluso a echarle de menos y también te echaras de menos porque hay personas que te transforman magníficamente pero cuando se van, todo lo que fue y todo lo que fuiste queda convertido en recuerdos.

Hoy desperté pensando en ti…

Autor: Stepha Salcas



     Compartir         Compartir