Te cansas de patanes. De anti-románticos. De esos que sólo desean tu cuerpo, pero huyen de tu corazón. Te cansas de entregarte, de luchar, de amar. De repetir “no me vuelvo a enamorar” cada que vuelves a fracasar. Te cansas de la misma mierda Lo repites una y otra vez al pasar el tiempo. Y te cuestionas el porqué, porqué a ti, porqué así.    -Stepha Salcas

 

Por eso es que hoy decido cerrar mi corazón, no para siempre pero si por un tiempo indefinido. Necesito reorganizar mi vida. Desechar de ella todo lo que me lastima. Poner en claro mis sentimientos. Entender que la vida es una calle de sentido único. Soltar todo aquello que no me permite avanzar y dejar de mirar hacia atrás.

Necesito establecerme un tiempo en una relación formal con la soledad. A veces aunque lo dudemos se vuelve la mejor compañera y la mejor consejera. Necesito ponerme en contacto con mi interior, conocerme mejor y valorarme. Entender que no necesito a aquellas personas que no demuestran necesitarme.

Quiero dedicar más tiempo a mí y a todos aquellos que me rodean, aquellos que tontamente dejo de frecuentar cuando me he de enamorar. Quiero apegarme más a mi familia y a mis amigos. Volver a hacer todo aquello que me apasiona y me emociona, aquello que me hace sentirme feliz y dichosa.

¡No quiero volverme a equivocar! Me rehúso a elegir a alguien por miedo al qué dirán, por terror a la soledad

tumblr_lnrqmp3o1I1qivoqco1_500_large_large

No quiero sentir de nueva cuenta mariposas en el estómago. Ni volverme loca al ver aquella persona frente a mí. No quiero sentir más esos nervios que me provoca si me toca. Mucho menos pensarle todo el día, llamarle, buscarle y hacerle poesía. No quiero comenzar a ver cambios en mi persona. Hacer mil locuras por llamar su atención, ni volver a mendigar amor.

Quiero hacer todo por mí y para mí, por eso es que he decidido cerrar mi corazón. Porque la persona más importante en mi vida soy y seré siempre yo. Quiero hacer cambios en mí para mí. Leer para mí, escribir para mí, bailar para mí, cantar, soñar, fantasear, reír, llorar pero siempre por mí y no por alguien más.

Ya no quiero entregar más de la cuenta. He aprendido que entre más das más te quitan sin ofrecerte nada a cambio. Y es que es verdad que uno da sin esperar recibir, pero en el amor debe ser reciproco, sino no tiene caso.

Por eso es que hoy cierro mi corazón, para ya no ir de error tras error.

 Y es que sé que debo sanar mis heridas. Quiero curarme del ayer. Olvidarme de fantasmas y demonios. Quiero sentir paz en mi corazón y algún día volver a dejar entrar en él una ilusión. Y es que no lo he de cerrar eternamente, pero por el momento sé que es lo mejor. Quiero sacar de él personas que no merecen estar. Personas tóxicas que en algún momento prometieron quererme y solo se dedicaron a lastimar. Y sé que en algún momento se los agradeceré, porque aunque ahora no lo entiendo sé que algún día gracias a ellas seré aún más fuerte.

Ahora quiero dar a cada quien lo que le corresponde. Tratar como me traten y dar la misma atención que me otorguen. No por soberbia, mucho menos por vanidad, simplemente porque he aprendido que me daña el dar de más. Daré amor y cariño en la misma cantidad que me lo han de dar. Y es que solo así las personas valoramos y nos esforzamos por brindar lo mejor, porque en algún punto entendemos que obtendremos lo que estamos dispuestos a ofrecer.

Hoy decido que el mejor amor que habrá en mi corazón será el propio

7

Ya desperdicié mucho en personas que no demostraron merecer. Me rompieron mil veces el corazón y no daré justificación, porque sé que no me valoré lo suficiente. Porque estoy consciente de que muchas veces no supe cuando retirarme. Porque me aferré a personas que no demostraban valorarme.

Y con decir que he decido cerrar mi corazón no digo que me volveré una amargada, antisocial, una reprimida y deprimida, ¡no!, simplemente deseo cicatrizar cada herida, aprender más de la vida, vivir más y soñar menos. Y algún día entregarme de nuevo pero sin pasado que me atormente.

Sé que no hay mejor aliado que el tiempo. El decidirá el momento de volver abrir las puertas de mi corazón de par en par. Pero por este tiempo, tiempo que he decidido dedicármelo a mí, quiero sanar para volver a confiar. Y es que tengo muy claro que no todos son iguales, simplemente es mi afán por elegir mal, por precipitarme, por dejarme llevar tan aprisa. ¡Pero hoy decido que quiero tiempo para madurar! Sé que lo necesito y sé que me hará bien.

Y es que cuando lo vuelva a abrir estoy segura que seré una persona nueva. Una persona enamorada de mí. Una persona que no se conformará con lo que le dan. Que no aceptará migajas, que no mendigará amor. Sé que ahora seré más sensata, más segura, más madura. Una persona sin temores ni rencores. Sé que tendré limpio mi corazón. Que ya no me enamoraré de las palabras sino de las acciones. Que no detendré a nadie que quiera irse y es que he de aprender que la felicidad se encuentra en uno mismo y que nadie hará por mí lo que no haga yo misma.

No quiero a alguien para llenar vacíos, para dejarme de sentir rota, para alejar mi soledad, para reemplazar a otra persona. Quiero a alguien que me vuelva a enamorar, que me conquiste, que me otorgue paz y libertad. Por eso decido cerrar mi corazón por un tiempo, porque quiero ser dueña de mi misma y algún día compartirme con alguien más. -Stepha Salcas

Autor: Stepha Salcas



     Compartir         Compartir