Así tal cual. Sí he encontrado el amor en otra persona, y estoy aprendiendo amar como nunca lo había hecho antes, cada día. Pero aparte de eso, sé que me debo amar. Y no solo eso: quiero estar contenta con lo que soy. Así que hace un tiempo, tomé esta decisión de ser mi propia alma gemela.

Antes de amar a cualquier persona en una relación amorosa, sabía que tenía que empezar a ejercer este amor. Creo que siempre en nosotros está, la semilla, un pequeño indicio, de poder amarnos a nosotros mismos. Siempre está, pero con los años y las inseguridades se nos va olvidando, y comenzamos a tapar ese amor de dudas, de negativas, y de cosas que dejan en el olvido lo importante que somos para nosotros mismos.

Ni siquiera es que ya no me amaba: no pensaba en ello. Parecía estar automatizada para sentir lo que estaba afuera y no dentro de mí. Pero de a poco, comencé a redescubrir mi valor, y lo mucho que me gusta como soy. Pulir ciertas cosas que quería cambiar, moverme al ritmo de lo que pensaba adecuado. Somos seres de cambios, en constante movimiento. Y era necesario varios arreglos antes de que pudiera aceptarme tal cual.

Pero ocurrió. Pude crecer, superé miedos. Aún me queda mucho camino por recorrer, y cosas que descubrir de mí misma. Pero sé que aún en los días más malos, debo saber que me amo y me gusta ser como soy. Y no quiero perder mi esencia.

2

No sé si puedo decir que pienso en esto todo el tiempo, todos los días. Pero cuando me lo pregunto, sé que está ahí. Quiero que el resto del mundo también tenga esta situación de que están bien con lo que son, e intento promoverlo. Por lo mismo, tengo que ser la primera en practicarlo. No soy perfecta, pero hago mi mayor esfuerzo. Incluso escribir esto, es una motivación más.

Ser mi alma gemela significa que cuando pienso en mí como una persona externa, me puedo agradar. Saber que disfruto de mis gustos, que no me enojo con mis pensamientos, que disfruto mi compañía y que cada día quiero ser mejor, la mejor versión de mi misma. Pero no porque esté incompleta, sino porque quiero cumplir, con calma, los ideales que cuando sueño me hacen sonreír. Lento pero seguro, seguiré ese camino.

 

 

Ser feliz y plena en mi propia piel, en mi propia compañía.



     Compartir         Compartir