No me voy a poner en el plan de ser una santa, creo que nadie realmente lo es, todos en algún momento hemos llevado el agua solo a nuestro molino, ya fuera por desesperación, por necesidad, o porque quizás no éramos capaces de darnos cuenta de que aquel acto que estábamos cometiendo era tan horriblemente egoísta.

Creo que es natural y sano pensar siempre en nosotros primero, pero hay excepciones que rompen la regla, y es que sinceramente no entiendo cómo funciona la mente de aquellas personas que se meten con alguien casado, sé que muchas veces estas mujeres pueden también ser víctimas de un engaño, pero ambas sabemos que este no es tu caso.

¿Que es lo que te impulso a meterte en la vida de alguien casado?, creo que alguien medianamente inteligente se puede dar cuenta de todo el mal y todo el daño que esto puede ocasionar a todas las partes, incluyéndote a ti misma.

He escuchado que muchas son llamadas por el deseo de lo prohibido y que es de esta manera que muchas infidelidades comienzan, pero sinceramente me parece en una completa estupidez, por muy prohibido que sea, ¿Qué de bueno puede ser el estar con alguien que no te pertenece?, ¿Qué de emocionante puede tener el hecho de saber que eres la otra?, porque al menos la esposa no sabe que está compartiendo el marido, pero tu si, sabes que solo está contigo para utilizar tu cuerpo, en pocas palabras se convierten en prostitutas muy mal pagadas.

¿Qué tan miserable se debe de ser como para conformarse con un pedazo de nada?, porque sabes que al final lo más probable es que seas tú la que se vaya con las manos vacías, solo añadirás una persona más a la lista de aquellos que te han usado como una simple muñeca inflable.

Y en el caso de que logres quedarte con mi marido, nunca será completamente tuyo, porque aunque es verdad que yo ya no lo veré ni querré saber nada más de él, el continuara siendo el padre de mis hijos para toda la vida, si por fin logras quedártelo dejará de ser prohibido, y dejara de ser emocionante, y entonces estarás en mi lugar, esperando en tu casa, y cuando se le haga tarde no podrás evitar que está con alguien más, porque si le fue infiel a la mujer con quien estaba bien, con quien tenía una familia, y con quien era una persona respetada, ¿Por qué razón va a serle fiel a una cualquiera como tú?

Solo quiero que sepas que estoy consciente de que mi marido tiene mucha más culpa que tú, porque nadie se mete donde no lo dejan, y por muy ofrecida que hayas sido, él siempre tuvo la opción de rechazarte con un simple “no”, también quiero que sepas que en mis manos está la decisión de que te lo quedes o se quede conmigo, que si yo lo perdono el volverá a mi lado, y que hasta en este momento sigues siendo la segunda opción.

Pero debo aceptar que están hechos el uno para el otro, porque mi marido no valió la pena y tú eres una simple cualquiera, mendiga no de amor si no de lo que le quieran dar, y es más que obvio que el karma tocará a tu puerta y te quedarás sola sin haber conocido el amor, porque no puede existir amor de aquello que nació de una infidelidad.

Autor: Sunky



     Compartir         Compartir