Existe la posibilidad de que tú y yo podamos volver a coincidir en este mundo que es incierto, es posible que nuestras miradas se vuelvan a encontrar y que aún podamos ver ese amor que un día nos unió, que un día nos hizo felices. No mentiré, aún recuerdo cada detalle de ti, recuerdo lo que te gusta, lo que te hace feliz, lo que odias y aún más lo que anhelas. Recuerdo cada lugar al que visitamos, cada sonrisa que logré pintar en tu rostro, cada lágrima que no pudiste contener frente a mí, cada uno de esos ‘te amo’ que me hacían tan feliz, cada pelea que era inevitable esquivar, la textura de tus manos y tus labios, tu aroma, recuerdo cada segundo que pasé a tu lado, y las lágrimas comienzan a brotar sin control y el corazón comienza a sentirse vacío, mi cabeza no puede pensar en otra cosa que no seas tú y el dolor comienza a lastimar de nuevo.

No puedo ni quiero asegurar que estarás por siempre fuera de mi vida porque el destino aún tiene sorpresas en el camino, y no quiero ni pretendo asegurar que tú eres una de ellas, pero es que aún es imposible no desearte, no seguir soñando con una vida a tu lado, no seguir pensando en lo que pudimos hacer y en que pudimos convertirnos si nuestros caminos terminaran unidos. Me gusta pensar que ahora estamos físicamente separados pero unidos por un mismo sentimiento, ese sentimiento que supimos que fue verdad. No quiero aún perderte del todo pero tampoco constantemente esperar tu llegada, si la vida me pone frente a ti de nuevo será en el momento indicado, en el momento perfecto y espero que si llega ese día podamos ya por fin unir nuestras vidas. Dejemos que la vida siga dando vueltas y que sea ella quien determine el amor que estará ahí para nosotros.

No fuimos, no somos y no seremos perfectos y es por eso que ahora nos encontramos en nuestros propios caminos porque fuimos cayendo en el juego de las desiciones, de las diferencias y de los fracasos, pero esas cosas negativas las pasamos aún sintiendo amor dentro de nosotros y es por eso que aún anhelamos estar juntos, porque el amor sigue ahí a pesar de los problemas y de las dificultades, y es así como debe de ser, pero a veces el hombre solo quiere la conformidad, el estar cómodo y no pasar jamás por las pruebas del corazón, así que aprendamos de esta separación y que el amor que sentimos se haga cargo de trabajar dentro de nosotros y seguir encontrando esas razones que sepultamos por las cuales un día estuvimos juntos. Te amo aún y mi corazón aún te extraña pero aún siente la debilidad y el miedo que nos hizo llegar hasta aquí. Recuérdame aún, logra tenerme en tu mente el mayor tiempo posible, así lo haré, lo haré hasta el día en que volvamos a coincidir



     Compartir         Compartir