Las personas nos dividimos en dos: las que sabemos querer y las que no, las que damos todo a manos llenas y las que nunca dan nada, las que se la juegan y las que siempre viven con temor… hoy me cansé de ser la primera, esa que te quiere con todo su corazón y que a cambio solo recibe desamor.

Hoy me cansé de ser siempre yo y nunca tú. Esa mujer apasionada que te entrega y nunca te pide nada. La romántica, tierna y detallista. La que pide perdón incluso cuando eres tú quien la lastima. Hoy me cansé de la maldita rutina, de preguntas sin respuestas, de desaires y mentiras. De los mismos besos que vas repartiendo por ahí. Cansada de llorarte, de escribirte, de buscarte, de llamarte. ¡Me cansé de ti! De tu egoísmo, de sentirte el rey del mundo y hacerme sentir que no te merecía. Me cansé de reconstruirte y al final quedarme vacía. Me cansé de entregarte mi amor para que al final lo único que me dieras a cambio fuera dolor. Me cansé…

sad

Maldita sea tu inmadurez que nos ha destruido, que ha acabado con nosotros y nos ha orillado a mandarnos al olvido. Siempre sintiéndote el rey que todo habría de merecer. Por más que lo intento no te puedo entender, ¿cómo alguien puede dejar un amor que lo hace mejorar? No logro entender como tanto amor lo dejas escapar pero sinceramente ninguna razón me hará dar marcha atrás. No me interesan tus razones, con las mías bastan. Ya no permitiré que me endulces el oído con falsas palabras. Hoy abro mis ojos y cierro mi corazón, hoy ya no me interesa tu razón porque me he dado cuenta que para el amor eres un perdedor. La única verdad es que no me quieres y jamás lo hiciste. Sólo estuviste en un absurdo intermedio aceptando todo lo que yo te daba pero siendo incapaz de corresponder igual.

Te quise hasta el grado de agotar todos mis recursos y estrategias, hasta el grado de quedarme sin aliento, sin dignidad, con los sentimientos destrozados. Conmigo lo tuviste todo y si algo te faltó, tú mejor que nadie sabe que no fue amor. Pero este amor me ha dejado exhausta, me cansé de cada derrota, de recoger una y otra vez los pedazos de mi corazón y armarlo para que continuaras en él. Y finalmente, de tantas veces que me rompí, fue imposible que los pedazos quedaran justo donde correspondían y entonces me di cuenta que lo más sano por mí, era estar lejos y sin ti.

wrong-relation-860x430

Hoy finalmente tengo el valor de poner punto final y decir adiós. Esto duele pero el dolor tarde o temprano desaparecerá, seguir a tu lado es una muerte lenta que lastima aún más. Los días que están por venir serán difíciles pero no me matarán, no hay mal que por bien no venga y al final, estaré nuevamente de pie, completa, con cicatrices pero fuerte, lista para volver a comenzar.

Algún día yo volveré a amar con la misma intensidad que te amé a ti, pero a ti ¿te volverán a amar igual? Y es que realmente no eres un ser fácil de amar y aun contra todo pronóstico por ti yo me la quise jugar. Y todo hubiese sido más fácil si desde el principio me hubieses dicho que no me estacionara contigo, que tú solo ilusionas, usas y deshechas, que lo tuyo no es dar amor sino tan solo calor. Por ello tendría que odiarte pero a decir verdad me es muy difícil. Aún hay sentimientos de por medio pero ni con todo ello yo a tus brazos vuelvo.

No te deseo el mal, la vida se encargará de alguna u otra forma tus errores hacerte pagar y aun así, te confieso que no me gustaría verte infeliz. ¿Por qué? porque cuando alguien quiere como te he querido yo, le desea a esa persona todo el bien y toda la felicidad, así sin más. Duele pensar que todo este tiempo ha sido aparentado. Que aquellos besos y caricias han sido improvisados, todo fue parte de tu farsa, de aquel sucio juego que practicabas en el que ilusamente yo me enamoraba.

1

Tarde o temprano sanaré, el dolor desaparecerá, dejaré de llorar y en ti no pensaré más. Y no, no habré de cerrar las puertas de mi corazón, si yo si se amar, ¿por qué me he de negar el volverme a enamorar? Merezco a alguien que me quiera de verdad, que me valore y conmigo quiera estar. Y tú, tu puedes volver a tu mundo de libertad, buscar a otra tonta para ilusionar, enamorar y al fin, dañar. Tus palabras a mí ya no me tocarán más y es que hasta el corazón más enamorado se cansa de ser lastimado y mi mejor venganza será, mirarme feliz, fuerte y segura de mi misma. Te preguntarás si te quise pero te quedarás con la duda, porque lo que sentí por ti, hoy se va a la basura.

Y cuando por fin estés listo para quererme, yo ya habré aprendido a quererme por mi misma.

Autor: Stepha Salcas

Derechos de Autor.



     Compartir         Compartir