Pocas veces he tenido la necesidad de hablar de ti, han sido muchas las veces que he querido hacerlo y siento que todo con el fin de decir adiós a todos aquellos malos recuerdos. Sé que si lees esto te vas a quejar, te molestaras, vas a decir que entonces no valiste nada para mí y probablemente tengas razón.

Quiero quejarme de todo el tiempo que perdimos tratando de estar juntos, de ser ese “tal para cual”, pero nunca lo logramos, lo obligado de nuestro supuesto amor fue lo que nos traiciono y es que para mí eras perfecto y tal vez yo también lo fui para ti. Eso no nos sirvió para nada.

No te quejes haciéndome la única culpable de nuestra indecisión, tú nunca decidiste nada, nunca elegiste algo porque claro era algo muy complicado, yo tampoco decidí pero encontré a alguien que si respondió por mí, por esa necesidad que yo tenía de encontrar a alguien que si quisiera ser amado y no sólo eso sino también amar en igual medida.

Lograste herirme y no me digas que esa no era tu intención pues pocas veces las personas comunes y corrientes pueden llegar a ser tan crueles, me diste un par de alas que me permitían volar tan lejos, que me hacían llegar hasta ti aunque nunca saliera de casa y como todos un buen día me las cortaste y por si fuera poco me hiciste responsable de mi propio sufrimiento y del tuyo también.

Fuiste igual que todos y yo que te creía tan especial y único. Lograste ser más listo que yo, para que me creyera tu actitud, por supuesto que me duele todo esto, pero mi sufrir no va a ser eterno y menos por ti. No me voy a atar a un dolor sólo para que cuando tu ego sea un poco pequeño vuelvas a decirme que quieres intentarlo conmigo.

536591_381622525210484_703703316_n

Yo estoy con alguien más, alguien que no juega a querer, tan serio y responsable en sus actos que hasta me permite aprender de él, no me preguntes su nombre, ni utilices canciones para hacerme sentirme mal, te superé y su trabajo me costo así que por favor no me lo eches a perder.



     Compartir         Compartir