Cuando decidiste marcharte, estaba enloquecida, me sentía triste, sola y vacía, no sabía que hacer, ni como redirigír mi vida. Creo que es típico, que no soy la única que lo ha sentido, pues en definitiva, nunca será fácil una despedida.

olvidarte

Cuando me calme, supe que era momento de hacer lo mismo que tú, si tú pudiste, ¿porque yo no?, tú estabas por ahí, disfrutando tu vida, nuevos amores, nuevas sonrisas. Y yo… yo ya no quería seguir hundida en mi agonía.

Así que diseñe una pequeña  guía para olvidarte, sabía  que no sería fácil, pues te volviste vicio, y aunque me dañabas, me gustaba recordarte.

Pero no, sería fuerte, lo lograría,

No fue fácil, después de algunas recaídas, me siento complacida de que no me equivoque, que lo hice, lo logre.

  

¿Cómo lo hice? Mejor te dejo mi pequeña guía.

 

1.- Me deshice de inmediato de nuestras viejas fotografías, las cartas, esas que fueron palabras hechas mentira. Fue difícil, lo acepto, pues eran el ultimo recuerdo de esa etapa en mi vida…  cerré  por completo el ciclo, tome mi cámara fotográfica y me dispuse a capturar mi propia sonrisa.

 

2.-Borre tu número de mis listas, puedes pensar que es en vano, obviamente lo sabía de memoria, pero al menos así, ya no veía tu ultima  hora en conexión, poco a poco dejo de ser una tentación llamarte, volver a insistirte, volver a buscarte.

pasos para olvidar

3.- Entendí que las sonrisas curan las heridas, empecé de nuevo con mi vida habitual, nuevos amigos, nuevas historias, nuevas locuras… quien sabe, dicen que la buena vibra, atrae cosas positivas, y creo que es cierto, pues  después de la derrota, salió de nuevo  el sol

Cada herida una enseñanza, tú que me causaste un gran dolor, te convertiste en mi trampolín para mi autoconfianza, para salir de mi zona de confort.

Mírame ahora que te ha dado por volver, créeme, he olvidado tus traiciones, no guardo angustias, ni rencores; probablemente en otro tiempo, hubiese dado todo por ti, pero mírame ahora, mira que bien vivo sin ti.

Atentamente: quien por un largo tiempo te lloró, pero ya te superó

 



     Compartir         Compartir