Fuiste como esa llovizna que te sorprende por llegar cuando no es tiempo, no estaba lista para nada y me demostraste que de la nada podía hacer todo, fuiste como esa fogata en el campo que te calienta el alma y el cuerpo aún sin estar muy cerca.

De repente me miraste y sentí como tus ojos se clavaban en partes de mi corazón que no sabía que tenía, me sonreíste con esa mueca que derrite y como bocanada de aire entraste en lo más profundo de mí ser.

kisslove

Apareciste en el que yo creía que era el peor momento, pues mi amarga soledad no me dejaba ver más allá de mi turbio y doloroso pasado, intenté alejarte pues no quería mancharte con mi rancio rencor hacia el amor, sin embargo, cuando menos lo pensé a gritos sordos te pedía que te quedaras y tú no tenías la intención de marcharte.

Gracias por abrigarme el corazón, pues fue con tu presencia que logré entender porque mi pasado no se quedó en mi presente, fue tu abrazo certero el que me enseñó que era necesario el frío que llegué a tener en mi dura soledad para poder disfrutarte, fue la paz con la nutriste mi alma con la que me di cuenta que en realidad habías llegado en el momento preciso.

winter

Ya no hay invierno que me haga tiritar, pues el suéter de tus brazos siempre está para abrigarme el alma, a tu lado vivo en una eterna y constante primavera, es tu presencia la que me hace latir el corazón a mil por hora, cada mirada y cada sonrisa que me das me devuelve ese calorcito que me hace tener el corazón esponjadito y enamorado.

Es tu cuerpo abrazado al mío, el que me hace ver que vivía con las manos vacías, gracias ti ahora estoy llena, me siento plena, contenta, satisfecha.

No me queda más que agradecerte por haber llegado a encender mi vida. Contigo ya no siento frío, gracias por venir a abrigarme el corazón.

Idea original: Jackie Ra. So



     Compartir         Compartir