Te daba las gracias porque cuando estábamos juntos, no había nadie que me quitara la sonrisa, también cuando me decías que nunca ibas a dejarme sola, que te ibas a encargar de hacerme feliz cada día.

Te agradecía porque te quedabas hablando conmigo hasta las 3 a.m., porque me hacías reír siempre con tus caras, porque me entretenías con tus tonteras y bailes, porque cada vez que me sentía triste me llamabas y me contabas chistes hasta que lograba sentirme bien.

Te agradecía también porque me aconsejabas, porque me invitabas a tu casa y veíamos películas todo el día, o simplemente nos quedábamos dormidos.

Te agradecía porque ibas a verme bailar, porque sacabas por lo menos 5 minutos para poder vernos, te di las gracias de todo eso y mucho más, pero por un momento pensé que estaba con alguien que me decía la verdad con su “siempre voy a apoyarte, nunca te dejaré sola”, pero un día decidiste hartarte de mí y mi forma de ser, cuando muchas veces traté de cambiar por ti, y solo te limitaste a decir: “no te aguanto más; ya no quiero más que una amistad”.

¿Pero sabes algo?, ahora te agradezco por hacerme daño y haberte alejado de mí, por muchas razones mejores, gracias porque por ti, terminé de darme cuenta de que las palabras “nunca y siempre” no son indispensables, porque pude saber que yo puedo ser feliz sin necesidad de una persona a mi lado; que nunca, nunca debo confiar al 100% de alguien, que aquello que las personas dicen, la mayoría de veces caduca.

Gracias porque si no hubieras terminado lo nuestro, no hubiera tenido la necesidad de abrirme a conocer a todas aquellas personas maravillosas que llegaron después de ti, y no hubiera logrado ver todo lo que tenía por delante, porque yo te necesitaba a ti para poder llenarme de amor, ocupaba que me dijeras “te amo” para poder sentirme bien. No me hubiera enterado de que estaba buscando amor a gritos para que alguien llenara los vacíos que tenía en mi corazón, y que realmente la persona que tenía que llenarlos, era yo.

Gracias a ti, conocí que el amor propio es el único que necesito para estar feliz. Y que la única persona que puede estar al 100% soy yo, gracias por abrirme los ojos, gracias por todo.

Por: Caro Nom



     Compartir         Compartir