No sé que es lo que pretendes; no sé que es lo que pasa por tu mente o que es lo que planeas. No sé porque ahora vuelves pretendiendo que no fuiste tú quien me dejaste, quien no fuiste tú quien traicionó a todas esas promesas que me hiciste. Quiero comprender que fue lo que hice yo para alejarte de mí y que es lo que ahora hace que regreses de nuevo tratando de que olvida tu partida y que pueda recibirte de nuevo a pesar de todas las noches las pasé dentro de una caja llena de dolor, a pesar de que no encontraba como deshacerme de este sentimiento que sentía que me consumía con cada día que pasaba.

No puedo. Ahora no puedo recibirte y hacer como si no hubiera pasado nada entre tu y yo, no puedo hacer como si jamás hayas lastimado mi corazón. Ahora vienes con una sonrisa después de darme la espalda cuando más te necesite, después de haberte ido en los momentos más difíciles de mi vida. No sé que pretendes. Dime por favor que es lo que planeas regresando a mi vida.

En el momento en que yo estaba olvidándote vuelves sin pensar en las heridas que ya pudieron sanar y en las que aún no han sido capaz de hacerlo. Vuelves pensando que yo ya te olvidé y que todo seguirá como antes. Sea lo que sea que este dentro de tu mente debo dejarte claro que está vez todo es diferente, que ya no soy el mismo flanco fácil; ésta vez no será fácil volver a lastimarme como lo hiciste en el pasado porque las personas cambian, porque las experiencias que duelen con las que más te enseñan, porque a pesar de las heridas el dolor es el mejor maestro. Aprendí mucho de ti en todo este tiempo que pretendiste ser mi amigo, mi compañero, mi amante. Aprendí tus trucos y ahora que ha pasado tiempo puedo darme cuenta y oler tu hipocresía. Ahora que ha pasado ya tiempo puedo darme cuenta de lo tonta que fui al creer en cada una de tus palabras; ahora no podrás dañarme como lo hiciste en el pasado porque aprendí de tus juegos, aprendí cada uno de tus movimientos, aprendí a leer tu mirada entre lineas y cada una de tus estrategias, así que esta vez no será tan fácil engañarme con palabras bonitas al oido, no podrás engañarme esta vez con regalos que sé que un día se perderán de nuevo el día en que decidas de nuevo largarte de mi vida. Es difícil predecir una situación con excepción a nosotros dos. Volviste porque quizá pensaste que sería la misma niña ingenua del pasado, que te seguirá de nuevo donde quiera que tú vayas. Creíste que sería la misma, que al volver a mi lado correrá de nuevo a tus brazos y te diría un te extraño, un te amo. Ahora es diferente, así que si pretendías volver a herir mi corazón puedes regresar; aún es tiempo.



     Compartir         Compartir