Me hiciste muy feliz, me entregaste por un momento la oportunidad de sonreír y disfrutar un pequeño pedazo de mi vida como nadie más lo había hecho. Fui feliz porque en ti encontré todo lo que estaba buscando. Me amabas puedo sentirlo y yo a ti eso no puede ser falso, porque nadie podría haberme engañado con un sentimiento que yo misma podía tocar dentro  de mi corazón, sabía que todo esto era verdadero, que todo lo que vivía a tu lado era cierto y era lo mejor que pasaba en ese momento en mi vida.

El tiempo pasó y me encontraba cada vez más enamorada porque sabía que eras tú la persona en la que podía confiar, me mostraste durando mucho tiempo que eras feliz a mi lado y que sentías realmente lo mismo que sentía yo. El tiempo siguió pasando y yo sentía como me convertía en una persona que dependía de ti, que dependía de este amor que se había convertido en una necesidad. Ahora me doy cuenta de que este amor es único porque nunca lo había sentido antes de conocerte a ti, porque este amor que ardía con todas sus fuerzas en mi pecho me hacía sentir como nunca nadie lo había logrado.

Después de tanto tiempo demostrando que me amabas, cuando menos me di cuenta comenzaste a comportarte frío y alejado; no sabía que era lo que tenía que hacer, pero poco a poco me daba cuenta de que el amor se me estaba yendo de las manos y que cada vez se hacia más difícil el poder recuperarte para que no te fueras a mi lado, para que permanecieras por siempre conmigo y nunca me dejarás de amar, pero la verdad es que sabía que esta batalla la estaba perdiendo porque podía ver la distancia que iba creciendo entre los dos, porque podía ver como te ibas alejando y cada día eras más frío hacia mí. Me dolía, me lastimaba ver como el amor que un día me habías demostrado se había terminado, y que quizá, una razón podría ser otro amor. No podía dormir con tan solo pensar de que otra mujer ya estaba en tu corazón y que sabía que el fin de esta historia que me había hecho tan feliz durante tanto tiempo estaba apunto de llegar. Intenté hacer hasta lo imposible para que no te fueras, para que permanecieras en esta aventura que habíamos comenzado los dos, pero las fuerzas poco a poco se me iban agotando, hasta que ya no pude hacer nada más que dejarte ir, dejar que tomarás tu propio camino como tú lo quisieras.

Ya no estás a mi lado y no sé que es lo que tengo que hacer con este hueco que siento que cada vez me asfixia más, no deja de crecer y hace que el olvido sea aún más difícil. La espera de poder olvidarte se agota y ya no puedo seguir amándote, queriéndote tener de nuevo a mi lado si te has ido. Si no pude detenerte cuando aún era probable que recapacitaras y comenzaras a sentir el mismo amor que antes, ahora sé que hacer que regreses a mi lado es imposible.



     Compartir         Compartir