Todo era miel sobre hojuelas mientras cada una de tu palabras entraban en is oídos como melodías porque cada una de ellas llegaba a mi corazón y cautivaba cada parte de mí. te creo cada una de ellas porque podías fingir muy bien, porque sabías como aparentar la mentira, lo que realmente había dentro de tu corazón. Fue muy feliz a tu lado durante todo ese tiempo en el que confiaba en ti, en el que pensaba que jamás me traicionarías porque realmente sentías todo eso que me decías cada día.

Hace tiempo sentía que tú eras la persona con la que pasaría el resto de mi vida porque disfrutaba cada minuto que podía estar a tu lado, porque sentía dentro de mí que jamás encontraría a otra persona que pudiera igualarte, otra persona que fuera capaz de hacerme sentir lo que tau me hacías sentir en aquel momento. Todo cambió, el tiempo paso y yo nunca pensé que el gran amor que sentía por ti algún día se acabaría, se secaría. Ahora ya no siento lo mismo por ti y ya no puedo imaginar mis días a tu lado cada vez que mantengo mis ojos cerrados y pienso en ti.

Me gustaba cada cosa que hacías por mí porque n tu mirada podía ver algo de amor, pero poco a poco todo eso se acabo y a pesar de que ya no podía ver el mismo brillo en tus ojos tus palabras no cambiaban, eran las mismas, quizá con un tono diferencia, seco, pero las palabras siempre fueron las mismas. Después pude darme cuenta que esas palabras a pesar de que eran las mismas no provenían de donde mismo, no habían sido con los mismos sentimientos porque todo había cambiado con el tiempo. Y todo paso tan rápido que no pude darme cuenta en que momento fue cuando todo termino, en que momento fue cuando tus palabras se comenzaron a secar, tus brazos ya no eran tan calados como lo fueron en un principio, tus ojos ya no tenían ese brillo que me aseguraban que había algo dentro de ti, algo que me decía que duraríamos juntos por mucho tiempo.

Cuando por fin quise aceptar que todo había terminado me di cuanta que las cosas habían cambiado desde mucho tiempo atrás pero era yo quien no quería darse cuenta porque no quería aceptar que te había perdido y que todo lo que un día planee a tu lado ya no sería, ya no habría un nosotros ye so dolía. Pero pude aceptar por fin que todo termino y que lo mejor sería quedarme con lo bonito que fue mientras podía creerte todas tus palabras, pero ahora mi corazón no podía aceptar ninguna de ellas porque sabía que ya no venían de tu corazón. Fue lo mejor, darme cuanta que ya no eras mío, que el lazo que nos unía estaba roto y tenía que aceptarlo. Ahora lo acepto y me doy cuenta que es mejor estar sola y lejos de ti que a tu lado atada con mentiras.



     Compartir         Compartir