¿Te gustan las noches lluviosas? como esa noche que empezaba con mágicas gotas que enmarcaban un camino directo a las risas nerviosas, a la capacidad de sentir, a la timidez envuelta en palabras que relucieron por casi 2 horas dentro de nada, se percibía maldad y ganas de explorar… lo admito desde el primer segundo a su lado tuve miedo de no lograr demostrar que las estrellas son mágicas si estás a mi lado, que todo es magia; perdón que Yo soy magia si decides averiguarlo… pero como te enfrentas al reto de demostrarlo en una noche? ¿Como te demuestras a ti misma otra vez que si lo eres?

Miré al cielo y traté de asimilar esas palabras tal vez de contextualizar cada ironía de la vida que te regala magia en forma de estrellas y con voz sensual, que te susurra ¿Quién eres?, ¿Que quieres?, ¿Que buscas?, ¿Porque lo buscas?

Y después de caminar, hablar y tal vez pensar en algo más…. llegamos, llegamos al fin al lugar donde la lluvia simulaba unir su coraje y maldad con mi sonrisa y desapego. Que hacemos, quien tomara la iniciativa de actuar conforme a sus promesas, Maldita mente en blanco.

Sonrío, respiro hondo y me cuestiono ¿está bien estar acostumbrada a que ellos siempre tomen la iniciativa? Pero en este caso era todo lo contrario su mirada me retaba a ser, a soltar los miedos. Llegué a pensar que era tosca su manera de tratar, que su ego sobrepasaba su idea natural de ser caballero, pero, aunque suene raro eso me gusto aún más… después de su juego de palabras se atrevió a ser libre a mi lado, y yo? Luego les cuento…

Sensaciones nuevas, nuevos aromas, fetiches desbordantes… calor en medio del hielo susurrado en forma de aire, movimientos sutiles como bailando dance-hall con la pareja perfecta esa que se deja llevar y se emociona.

Es momento de iniciar realmente el deleite de mirar y digo de mirar porque a que mujer no le gusta que el hombre que tiene en frente la mire con ojos de deseo, de querer descubrir cada espacio de nuestro cuerpo ese que está a punto de estallar de tanta adrenalina y ganas de probar…

By: Rouss



     Compartir         Compartir