Un par de buenas piernas, un par de manos talentosas y labios perfectos; dispuestos a estar abiertos cuando lo amerite la ocasión. Es lo único que hace falta, lo único que se necesita y entonces comen de tus manos, los demás lo tacharan de machista, le dirán que él tiene el poder, que es el único que tienen el mando dentro de esta relación, me río escondiendo mi carcajada, te rindes al primer desliz y me quieres hacer creer que como de tus manos, pero las tuyas no son tan talentosas. Estas atado en la belleza de la piel que envejece, estas encadenado en el cliché del hombre que todo lo puede y sin importar todo eso ambos sabemos que estas atascado en el terciopelo de mi colchón.

No presumo de un poder que avergüenza, de ser así me estaría convirtiendo en una versión femenina de ti, pero debo de aceptar lo divertido que para mí es verte tan parado delante de mí cuando salimos a la calle mientras que dentro de cuatro paredes no haces más que pedir más de aquello por lo que estás aquí. Al diablo el amor, al diablo las ilusiones que de niña un día me hice… no importan más. He sufrido más de la cuenta, he sufrido a causa de aquellos hombres que me hicieron creer que tenia su corazón, que cuidarían del mio y tan sólo se marcharon. 

Finge que estás aquí porque quieres y no por que yo te tengo aquí, si quieres diles que si no voy es porque no tengo tu autorización, las consecuencias vienen después, no me enorgullezco de la persona que soy pero no dejaré que vuelva a ser lo que un día fue. No importa lo erguido de tu cuello,la espalada recta ni la distancia que pones cuando vamos juntos, al final del día yo sé que te quedas quieto, que no hablas si no es para halagarme, que no importa el tamaño de tu ego porque después de cruzar la puerta no eres más que un joven indefenso. 

Crees utilizarme, crees estar jugando como siempre lo has hecho, pero debo decirte que no es así, tengo que decir que no eres el único y no lo serás, que mi venganza se alimenta de ingenuos como tú, que mi corazón tal vez ya no tenga un remedio pero el tuyo tampoco lo tendrá.



     Compartir         Compartir