Hoy es uno de esos días, que preferiría borrar de mi memoria, esos que sé que dolerán al recordar, esos que dejan un alma rota, esos a los que les esperan mil noches para llorar.

Y es que tus palabras no dan tregua a este amor que se desarma, te has rendido, has decidió separar nuestros caminos,  seguir  por un rumbo distinto. Tal parece que el cielo también siente mi pena al saber que tú te alejas, que me dejas miles de tristezas con las que no sé lidiar.

fecha del adios

La lluvia cae igual que lo hacen mis lágrimas, creo que su intención es ayudarme a aparentar que no me dueles tanto, que puedo ser como tú y seguir de frente sin mirar atrás.

Antes de que tu voz emitiera  el sonido del adiós, yo ya sabía que hoy era el día en que esto pasaría, sabía que tenías argumentos estudiados para suavizar mi agonía,  y sin embargo, a pesar de tu elegancia al decirme adiós, no puede evitar llorar, no pude salvar a mi corazón de partirse en dos.

 -Necesitamos un tiempo para replantear lo que sentimos los dos.- Dijiste   

Con el alma  quebrada solo puede contestar: “no hace falta tiempo, es mejor terminar, el amor verdadero no acepta dudas, ni tampoco arrepentimientos”

Me aleje de prisa  con un nudo en la garganta que me impidió decir nada más, aunque en el fondo sabía, que las palabras eran innecesarias, pues estaba todo dicho, este era el punto final.

 

Sé que nunca olvidaré este día, sé que me costará  algún tiempo sanar, y sin embargo entiendo que  es necesario aceptar cuando es momento de soltar, antes, que aferrarse a un amor no es reciproco, que no ama igual.

reproche

He resuelto desahogar mi alma, curar mi corazón herido, llorar lo necesario y fortalecer mi alma para poder seguir. No te culpo ni te reprocho nada, sé que el tiempo es sabio y me ayudará a superar  la tristeza que me causa verte partir.

No trataré de entender tus razones, me resigno a la idea de que no estábamos destinados, que tú no eras para mí.



     Compartir         Compartir