Que lastima que tú no estuviste dispuesto a arriesgar, que lastima que tuviste miedo a un amor de verdad, te faltó valor para luchar, te faltaron agallas para entregarte de verdad.

Expreso mis palabras, no como reproche, más bien como un consejo a tu volátil corazón, jugaste a hacer promesas que sabias que no podías cumplir, mentiste, pronunciaste mil veces “Te quiero”  pero lo hiciste sin sentir, no justifico la crueldad de tus actos,  pero creo que se debe a que desconoces el valor de los sentimientos, no comprendes la belleza del verdadero amar, de inspira amor, te has negado a abrir tu alma, a entregar el corazón.

todo

Sin embargo, prometo que a pesar del dolor que me causaste, no te guardaré rencor, pues a final de cuentas, la que pierde no soy yo, eres tú el que se va sin nada, el que resulta perdedor, yo me guardo el sentimiento, ese que te amaba sinceramente y sin limitación.

Yo si me enamore de ti, yo si estaba dispuesta a darlo todo por ti, te entregué mi tiempo, mi risa, mi cariño, pero desafortunadamente, no obtuve lo mismo de ti.

Hoy prefiero cerrar el ciclo y dejarte ir, esperando que te atrevas a quitarte la carcasa, a que te des la oportunidad de sentir.

Te digo adiós y te doy las gracias porque a tu lado y por elección propia fui feliz, me hacia feliz quererte, me enorgullezco de poderlo decir.

Soy capaz de sentir amor, de dar lo mejor, sé que llegará alguien que me corresponda, que sepa querer como lo hago yo.

Sé que la vida se trata de esto, que todo dolor deja una gran lección, de esta relación yo me declaro ser quien venció, a  ti te corresponde la derrota, espero que llegue otra que te ayude a derribar tus barreras, tus miedos que tanto estorban.

 lo mejor

Muchas gracias por la lección, te deseo buena suerte, te deseo lo mejor.



     Compartir         Compartir